Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari


Calendario Laboral


cgt-lkn


Rojo y Negro Televisión





Manual de lenguaje integrador no sexista


Estatutos CGT


Entrevista a David Rincón:“NOS HAN UTILIZADO PARA ENVIAR UN MENSAJE CLARO A LA IZQUIERDA EUROPEA”

Entrevista traducida del euskera realizada por Aitziber Laskibar Lizarribar y publicada el 6 de Octubre en BERRIA.

En las protestas en Hamburgo (Alemania) contra la cumbre del G20, en julio, más de 200 personas de toda Europa fueron detenidas. Entre ellas el bizkaitarra David Rincón (Bilbao, 1985). Fue liberado el lunes después de ser juzgado.

Has estado encarcelado en Hamburgo más de dos meses. ¿Por qué?

Fui arrestado en las primeras protestas contra el G20 en Hamburgo. La protesta estaba legalizada, pero cuando comenzó, la policía decidió suspenderla. Dijeron que existían riesgos.Los incidentes se iniciaron en ese momento. Fui arrestado a las once de la noche, estaba comiendo en una pizzería, y desde entonces he estado en prisión durante dos meses y medio. Me acusan de tirar una botella de un policía.

Te arrestaron, estuviste en la cárcel, fuiste juzgado la pasada semana y quedaste libre, pero con el castigo.

Después de ser arrestados, cuando hablamos con los abogados, nos dijeron que íbamos a estar en la calle en quince días. Pero el golpe siguió: dijeron que había un gran riesgo de escaparnos, y nos vimos obligados a no ser puestos en libertad hasta el juicio. Además, nos dijeron que el proceso podría ser largo. Ese fue el primer golpe porque los abogados no lo esperaban.

Ni siquiera sabías de las acusaciones contra ti, en un principio.

Me arrestaron. A mí y a otros Y nos llevaron al puerto. En el puerto, en una comisaria especial, hecha con contenedores de obra, para dar cabida a los detenidos en la protesta, allí nos metieron. Esperaban mil arrestos y fueron arrestados más de doscientos al final. De ahí me llevaron a un módulo provisional preparado como tribunal.

¿Cómo a un tipo de barracón?

Sí. Allí había algunos jueces voluntarios. Jueces voluntarios, que estaban a favor de imponer penas severas. Me llevaron allí, sin un abogado. Yo, lógicamente, declaré que no diría nada sin abogado, y que era ilegal, pero el juez respondió que no era ilegal y de ahí me envió a la cárcel. Nos llevaron a otro lugar especial: un lugar donde había una cárcel para los menores cerrados. Lo abrieron para meternos, porque no había lugar en las cárceles. Nos tuvieron allí cinco días. Estuvimos 23 horas al día allí dentro, y no pudimos hacer ni una llamada telefónica

… Estuvimos allí cinco días, sin poder hablar con el abogado, sin saber de la familia … Sabían que estaba detenido porque estaba con un amigo cuando fui detenido. Pero realmente no sabíamos cuál era nuestro estatus legal. Me enviaron cinco días más tarde a la prisión. Ya pude estar con el abogado; Me dijo que, en quince días tendría a vista y que ya podría irme a casa. Pero no fue así.

Has sido encarcelado y puesto en libertad, pero con castigo. ¿Cómo ha ido el juicio?

Nos enteramos de la solicitud fiscal, ahí, en ese día. Exigió un año y medio de la acusación, y eso es lo que me pusieron: un año y medio de prisión, pero con la posibilidad de convertirse en una libertad condicional de tres años.

¿Cómo describiría el día a día en la cárcel?

También ha tenido su parte bonita. Nadie está bien en prisión, pero es necesario adaptarse a la situación que hay. Estábamos diez jóvenes de muchos pueblos de Europa en el mismo módulo, y eso ha sido enriquecedor.Es bonito hablar con gente tan diferente, escuchar sus puntos de vista, intercambiar opiniones con un anarquista ruso … Eso ha sido bonito. Enriquecedor para la militancia política.

En Alemania han estado juntos con jóvenes de diferentes países europeos. ¿Cómo te entendiste?

Había un polaco, un ruso, un holandés, un suizo, cuatro italianos … Hablamos ingles por lo tanto muy bien porque el alemán es un idioma muy difícil. Algunos funcionarios nos hablaron en inglés, y otros dijeron que estábamos en Alemania y que teníamos que hablar alemán. Me sorprendió ver lo racistas que son. Son puros nazis.

¿Cuándo notaste eso?

Desde el principio. A veces me reía porque … Por ejemplo, una vez estaba descalzo, me fui a un lado para ponerme las zapatillas. Un funcionario me dijo en inglés: “Esto es Alemania, el suelo está limpio, esto no es España “. Quería hacerme daño, pero me puse a reír. No soy español … El no entendía cómo me ponía a reír al decirme eso. Muchos funcionarios tenían tatuados los símbolos nazis. El racismo aquí no es entre blancos y negros. Lo que he visto es que se creen que son el ombligo de Europa y que todo, desde Alemania hacia el sur, es basura para ellos.

¿Pensaste que te podía tocar vivir este capítulo?

Es algo que puede suceder, terminar en la cárcel por la militancia política. Quizá no esperas que por ir a una manifestación a Alemania, termines allí en la cárcel. Se puede esperar represión física -la policía allí es salvaje, como aquí-, pero no esperas ser encarcelado, esperando un juicio, una condena de año y medio… No esperaba eso. Pero tales cosas pueden suceder.

¿Qué consecuencias has sacado de esto?

Por un lado, ha sido una buena experiencia estar con esas personas, porque he aprendido mucho de ellos. En Euskalherria tal vez tengamos unas estructuras muy similares en torno al proyecto de independencia y socialismo … Y hablando con anarquistas europeos, te convencen de algunas cosas.

¿Por ejemplo?

Me dijeron que nuestro proyecto es muy burgués, por ejemplo. Y no entienden que queramos un estado. ¿Por qué un estado en esta Europa?. Dicen que en la comunidad europea, el Estado, tiene que ser destruido. Y creo que los proyectos para Euskalherria tendrían que ir por ese camino, no tanto a ser estado. No querríamos ser otro estado europeo, y no lo necesitaríamos. Por ese lado me han dado que pensar. Por otro lado, he visto que nos han utilizado para enviar un mensaje, pero el mensaje no es solo para nosotros. Nos han utilizado para enviar un mensaje claro para la izquierda de toda Europa.

Primero, estaban las 24 horas en la calle, pegando o no. Dos semanas antes de esta reunión, se aprobó un nuevo artículo, para aplicárnoslo a nosotros. Es especial, hacer frente a la policía, prevé penas entre seis y diez años. Ellos han tomado medidas especiales contra nosotros porque quieren enviar el mensaje al movimiento de izquierda en toda Europa: aquí, el que se mueve será penalizado. Aún más: Berlín pidió a todos los estados de Europa, toda la información que tuvieran sobre los radicales de izquierda. España envió un grueso informe sobre mí. Ya habían comenzado a hacer archivos sobre los yihadistas en Europa, pero ahora también con la gente de izquierda. El archivo se está completando.

 Traducción literal del euskara por Y.L. y J.V

 

 

Comparte:
Share

Comentarios cerrados