FALLECE UNA EMPLEADA DE CORREOS AL SER ARROLLADA SU MOTO POR UNA FURGONETA

Una empleada de Correos muere al ser arrollada su moto por una furgoneta

La Policía Local investiga las causas del accidente. /Jesús Andrade
La Policía Local investiga las causas del accidente. / JESÚS ANDRADE

La mujer, de 39 años, que repartía correspondencia en el polígono de Júndiz, fue embestida en un cruce de la zona industrial a mediodía

Una mujer de 38 años ha fallecido este martes en el polígono industrial de Júndiz como consecuencia de un accidente de tráfico. La moto de la víctima, una empleada de Correos que circulaba por la zona repartiendo la correspondencia, fue arrollada por una furgoneta industrial en la confluencia de las calles Zuazobidea con Zorrolleta a las 12.21 horas. Los servicios sanitarios que llegaron al lugar nada pudieron hacer por salvar su vida. Según informaron fuentes sindicales, la mujer era una empleada eventual que había sido contratada hace poco tiempo y tenía asignada esa sección de reparto. Desde Correos aseguraron que «tenía contratos en diferentes unidades de Vitoria desde el año 2014». Es la tercera muerte en accidente laboral este mes de agosto en Álava.

La Policía Local, que continuaba en lugar de los hechos una hora después del siniestro, investiga las posibles causas del accidente. Según ha informado este miércoles la Guardia Urbana, el conductor de la furgoneta, «que arrojó un resultado negativo en las pruebas de alcoholemia y de drogas, prestó declaración en dependencias policiales». En el lugar, frente a las instalaciones abandonadas del matadero Mafrialsa, no hay colocados semáforos pero sí señales que indican la prioridad de paso. Mientras los agentes realizaban el atestado y comprobaban si la luz del sol pudo cegar a alguno de los conductores implicados todavía eran visibles en la carretera restos del carenado amarillo de la motocicleta de empresa.

Si la lista de accidentes laborales es larga este año, la de fallecidos en las calzadas de Vitoria también empieza a serlo. Este accidente es el tercero con víctimas mortales en la ciudad en lo que va de año. En marzo, un motorista de 25 años fallecía al perder el control de su motocicleta en la calle Beato Tomás de Zumárraga. El joven, voluntario de la DYA, conducía una Yamaha que rodó cerca de cincuenta metros por el asfalto e impactó contra un coche aparcado correctamente en el lado izquierdo. Los primeros en asistirle fueron policías locales que tuvieron que mover el vehículo para sacar al conductor, que circulaba con casco.

Fuente: El Correo