Inicio Derechos laborales Una reflexión

Una reflexión

por CGT-LKN Araba
Hicimos una reconversión industrial; cerramos los altos hornos, los astilleros, las minas; privatizamos empresas estatales rentables; apostamos por la especulación urbanística y la construcción; fomentamos el turismo de chiringuito y chanclas, llenando la costa de hormigón.
Convertimos desiertos en huertos sobrexplotados y campos de golf, a base de agotar pozos y la cada freática.
Los últimos 40 años hemos basado nuestra economía en el turismo, la construcción y el pelotazo, teñido de corrupción. Hemos cambiado el empleo estable por el precario; de obreros concienciados, atrabajadores resignados.
Nos hicieron creer que éramos clase media a base de hipotecas y tecnología low-cost. Llegó la gran hostia y ahora que somos trabajadores pobres, ni siquiera lo sabemos.
Tras una nefasta gestión de la pandemia por todas las Administraciones, han aprovechado para desmantelar la Sanidad Publica, precarizar aún más el empleo a golpe de ERTE; hemos perdido cada vez más poder adquisitivo: sube la luz, el gas y la comida, pero el SMI apenas.
Nada de esto lo decidimos nosotros; pero ahora somos los responsables por vivir por encima de nuestras posibilidades, comer carne, usar plástico, compresas o toallitas, poner la lavadora o planchar de día, ducharnos, ponernos enfermos, morirnos y hasta tener un entierro.
Y en vez de estar ardiendo la calle, aquí estamos, llorando en Twitter por nuestro presente negro y futuro incierto, mientras nos alimentamos de circo y mentiras. Fuera aún es peor, la gente simplemente transita o distraen sus penas, con Netflix, fútbol o alcohol.
Sí, la lucha de clase, hace ya tiempo que la perdimos. Hay quién aún no se enteró.
A lo que yo añado:

¿O no?

Un sufridor

Related Posts

Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari Aceptar Leer más