CRISIS SANITARIA COVID-19: MERCEDES PARA LA PRODUCCIÓN

Mercedes para la producción y no da plazos para reanudar la actividad

La presión de los sindicatos obliga a la dirección a tomar esta decisión y hoy en los turnos de tarde y noche solo trabajará el personal «necesario y cualificado» para mantener las instalaciones

Sentada de los delegados del Comité en la planta de Mercedes Vitoria-Gasteiz
Tras una agitada mañana en la planta de Mercedes-Benz en Vitoria con reuniones desde primera hora entre la empresa y el comité, con una , la actividad en la principal industria vasca se suspenderá hoy.

Será una parada «organizada», explican portavoces de la plantilla, similar a cuando la fábrica cierra por vacaciones en largos periodos. Las líneas de montaje bruto y final y pintura se irán vaciando por divisiones y para el turno de tarde y de noche, los que entran hoy a trabajar a las 14.00 horas, la compañía llamará «individualmente al personal cualificado necesario para mantener las instalaciones» y, por ejemplo, pode garantizar el sellado de los hornos de pintura.

«Nos acaban de comunicar que únicamente se van a rellenar huecos en las líneas con la gente mínima y a un menor tacto en lo que queda de turno de mañana. Van a mandar de manera escalonada a la gente al vestuario y después a casa. Y a partir del turno de tarde no habrá producción», acaba de informar el comité.

La dirección, en otro comunicado oficial, asegura que la parada de la actividad industrial «es inevitable y viene motivada por las crecientes medidas de seguridad exigidas por las autoridades sanitarias, que hacen imposible mantener la actividad productiva en una planta como la nuestra». La reanudación de la producción «será comunicada oportunamente por la dirección con la suficiente antelación».

Hoy el arranque de la actividad en la factoría automovilística, que emplea de manera directa a más de 5.000 trabajadores, ha estado marcado por la presencia de un número de trabajadores a a entrada del a las seis de la mañana «muy inferior al habitual», aseguran representantes sindicales. El presidente del comité, Igor Guevara, aseguraba desde primera hora que «nosotros ya hemos empezado a dar instrucciones en algunas cadenas de montaje para que se paralice la producción. Algo estamos consiguiendo y el ritmo de ensamblaje de vehículos es mucho más bajo».

Y han sido los propios representantes sindicales quienes se han puesto al frente de cualquier tipo de movilización, han bajado a la planta y delante de la línea 10 han protagonizado una sentada para impedir que siguiera funcionando la cadena de producción.

El comité también ha reclamado la presencia de la Ertzaintza para denunciar que en la factoría automovilística «no se están cumpliendo las medidas de seguridad e higiene que reclaman las autoridades sanitarias» en este estado de alarma decretado por el Gobierno central. «Están repartiendo mascarillas y guantes a los trabajadores para que vayan a su puesto sin darles las instrucciones pertinentes», critican los sindicatos.

Hacia las 10.30 horas, para cuando estaba prevista la reunión del comité con la dirección para abordar la situación de Mercedes-Benz en Vitoria y cómo se iba a afrontar la crisis del coronavirus, la Policía autónoma vasca ha accedido a las instalaciones de la factoría y sus responsables han mantenido un encuentro con la dirección y el presidente del comité.

Dos patrullas de la Ertzaintza a su llegada a la factoría.
Dos patrullas de la Ertzaintza a su llegada a la factoría. / E. C.

El ERE temporal, una alternativa

Minutos después se conocía la decisión de la multinacional de paralizar la producción a partir de la dos de la tarde. Los sindicatos han presionado en los últimos días para que se llegara a esta situación. «La salud de los trabajadores y nuestras familias está por encima de todo», han reiterado. «No puede ser que el Gobierno limite al máximo los movimientos de personas, que se cierren comercios y establecimientos hosteleros y que se insista en lo fundamental, que es mantener al menos un metro o metro y medio de distancia, y en la cadena de montaje de la mayor fábrica del País Vasco no se paralice la actividad», explicaban.

Hoy, durante la entrada a las instalaciones y a los vestuarios así como en el desplazamiento en autobús a la factoría, «se ha vuelto a acumular un número importante de personas cuando una de las primeras medidas es evitar esos contactos para evitar la transmisión del coronavirus», censuraban.

La aplicación de un expediente de regulación de empleo (ERE) de carácter temporal puede ser una de las medidas para articular esta parada en la producción.

Fuente: El Correo Álava