CRISIS SANITARIA COVID-19: MICHELIN CIERRA AL MENOS OCHO DÍAS

Michelin cierra al menos ocho días

Un operario de Michelin salía anoche del turno con mascarilla y guantes; la producción en la planta de Vitoria se para a partir de hoy. /Blanca Castillo
Un operario de Michelin salía anoche del turno con mascarilla y guantes; la producción en la planta de Vitoria se para a partir de hoy. / BLANCA CASTILLO

El fabricante de ruedas suspende la producción y el de vehículos estudia un ERE temporal, pero el comité exige parar

La planta de Michelin en Vitoria, uno de los principales motores económicos de Álava con más de 3.300 trabajadores, cerrará a partir de hoy y durante un mínimo de ocho días debido a la crisis sanitaria mundial por el coronavirus. Esta decisión se tomó ayer a última hora en una reunión donde se acordó la suspensión de la actividad en todas las plantas productivas que tiene en España el fabricante de neumáticos, la guipuzcoana de Lasarte y las de Valladolid, Aranda de Duero (Burgos) y Almería. La medida también afecta a las factorías de Francia e Italia.

La decisión tiene un impacto notable en el territorio alavés porque además de los 3.300 empleos directos, ya solo en las instalaciones de Michelin trabajan otras 600 personas en diferentes subcontratas. Y a esta cifra de casi 4.000 habría que sumar los miles de indirectos. El cierre de hoy será progresivo y se irá produciendo a lo largo de los tres turnos, con el objetivo de que ya mañana no haya producción en la planta.

«Ante la evolución de los acontecimientos y como medida preventiva para preservar la salud de nuestros trabajadores y sus familias, y a pesar de que se ha dado un número limitado de casos entre nuestro personal, Michelin ha decidido parar todas las actividades industriales», comunicó la compañía. La fecha de reinicio de la actividad «se determinará en función del desarrollo de los acontecimientos», trasladó la empresa. La incertidumbre es máxima.

La presión de los sindicatos también ha influido en esta decisión de la multinacional dado que «no se está siendo capaz de que se cumplan los protocolos necesarios recomendados por las autoridades» desde el punto de vista sanitario. La separación de un metro entre trabajadores en una cadena de montaje es «prácticamente imposible», reconocen los operarios. Y además estaban detectando «dificultades para garantizar la higiene –problemas en el suministro de jabón, alcohol, desinfectante o equipos de protección individual (EPIs)–», así como para asegurar esa relación sin contacto cercano, sobre todo en las entradas y salidas a los turnos o en el comedor.

Según los datos oficiales a los que ha tenido acceso este periódico, en la planta de Vitoria se ha detectado un caso positivo por coronavirus –un trabajador que lleva dos meses de baja por otro motivo y se ha infectado en los últimos días–, pero hay otros cinco que se están tratando como si estuvieran contagiados y nueve más en aislamiento.

Fuente: El Correo Álava