DECENAS DE MUERTOS TRAS EL FIN DE LA BREVE TREGUA EN KIEV

Los enfrentamientos han vuelto a las calles de Kiev con especial virulencia tras una tregua de apenas doce horas. La información que llega desde la capital ucraniana es algo difusa, pero se habla de que los choques entre los antidisturbios y los manifestantes habrían causado sólo este jueves 35 muertos, según el diario Kiev Post, que cita a tres reporteros desplegados en la zona.

Un periodista del rotativo ha contabilizado diez cuerpos de manifestantes muertos en el Hotel Ucrania, en la plaza de la Independencia, mientras que otro ha visto tres cuerpos sin vida más en la calle Khreshchatyk, y se dirige hacia el Hotel Kozatsky, en el extremo norte de la plaza, donde han sido trasladados quince cadáveres. Según este diario, fuentes médicas han indicado que a este hotel está previsto que lleguen otros siete cuerpos. Por su parte, un fotógrafo de la agencia Reuters ha contabilizado 21 cadáveres, todos de civiles, cubiertos con mantas.

De acuerdo con el Kiev Post, la mayoría de las víctimas habían resultado alcanzada por disparos de bala durante los choques que se han producido cerca del Palacio de Octubre ante el avance de los manifestantes hacia el lugar donde estaban apostados los antidisturbios. El diario apunta a que los agentes habrían empleado munición perforante en algunos casos, ya que los chalecos antibala que llevaban algunas de las víctimas presentaban agujeros.

Un manifestante contra el gobierno camina en la Plaza de la Independencia en el centro de Kiev.

Según varios testigos, los enfrentamientos con la Policía se han retomado al amanecer cuando un grupo de opositores radicales, pertrechados con cascos, escudos, palos y cócteles molotov, hizo retroceder a los antidisturbios y volvió a tomar el control de la plaza Independencia. Los policías, que llevaban consigo a numerosos compañeros heridos, se replegaron corriendo hacia la calle Grushevski, que el pasado enero fue escenario de una batalla campal.

La situación de inestabilidad ha provocado que la Rada Suprema (Parlamento), situada a unos centenares de metros, fuera evacuada. “Nos han pedido evacuarnos con urgencia”, ha asegurado a lo medios locales el diputado Vladímir Litvín al abandonar la sede del Legislativo. El nuevo estallido de violencia se produjo poco después de que el Ministerio del Interior denunciara que un francotirador apostado en los altos de un edificio situado junto a la plaza de la Independencia (el Maidán) había herido a más de veinte efectivos de las fuerzas de seguridad.

Al menos 60 policías permanecen bajo custodia de los manifestantes en la sede de la compañía estatal de energía eléctrica, cerca del ayuntamiento de Kiev. Varios agentes han indicado que algunos fueron capturados cuando dormían y otros en los enfrentamientos registrados ante el palacio de Octubre.

Entre los capturados hay agentes de 18 y 19 años de edad sin apenas entrenamiento y armados únicamente con porras de goma. Algunos, según el Kiev Post, llevan sin comer más de 24 horas. Los manifestantes ya han avisado de que el destino de los agentes capturados depende del resultado de las negociaciones entre el movimiento de protesta y el Gobierno.

Los enfrentamientos siguieron a una noche de relativa calma en la capital ucraniana. A última hora del miércoles, el presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, y los líderes de la oposición con representación parlamentaria acordaron una tregua para estabilizar la situación en el país. Sin embargo, la oposición radical, en particular el grupo Sector de Derechas, rechazó el acuerdo con las autoridades.

En tanto, Yanukóvich, ha comenzado la reunión con los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Polonia. Frank-Walter Steinmeier, Laurent Fabius y Radoslaw Sikorski viajaron ayer con urgencia a Kiev para promover la reanudación del diálogo entre las autoridades y la oposición, enfrentados desde hace casi tres meses en las calles de la capital ucraniana.

“Todos los intentos de las autoridades de entablar un diálogo y resolver pacíficamente el conflicto han sido rechazados por los guerrilleros. Ellos han pasado a la ofensiva”, informó la Presidencia en un comunicado. La nota oficial denuncia que “actúan grupos armados organizados que emplean armas de fuego, incluido fusiles de francotiradores, que tiran a matar”. “En cambio, las fuerzas policiales no están armadas y emplean exclusivamente medios especiales (de dispersión). El número de muertos y heridos entre las fuerzas del orden se cuenta por decenas”, subrayó.

[Pincha aquí para seguir a nuestro bloguero Alberto Sicilia, que narra en directo lo que está ocurriendo en Kiev desde primera línea]

Público.