>

CGT CORREOS

Nº 356

Ideia 3º 2020

Haizeak Nº8, noviembre 2020

Libre Pensamiento

Rojo y Negro TV

Ruesta

Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Política de privacidad. Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari


SAD-Iruña: FIN DE LA ATENCIÓN A DOMICILIO PÚBLICA

Si nadie lo remedia, en pocos días se producirá un nuevo ataque a los servicios públicos en Pamplona. Esta semana, casi con toda seguridad, el Ayuntamiento de Pamplona (UPN-Navarra suma y PSN van de la mano en esto como en tantas cosas) aprobará la creación de una empresa pública a la que externalizar el servicio de atención domiciliaria.

Y las trabajadoras seremos una vez más las paganas de la ineptitud de los políticos para gestionar lo público. Volveremos a ver modificadas nuestras condiciones laborales y volveremos a ser moneda de cambio de los juegos políticos.

Este servicio nació como una prestación enteramente pública, que posteriormente fue en parte privatizada y en parte convertida en una empresa pública. Hace cuatro años fuimos asumidas como plantilla municipal. Cada uno de estos cambios ha supuesto incertidumbre en la plantilla y en varios casos pérdida de derechos. Sin embargo, las trabajadoras seguimos haciendo nuestro trabajo lo mejor que sabemos, hemos sido esenciales durante la pandemia y al menos durante un tiempo se ha valorado y premiado nuestro trabajo.

Desde los partidos que con toda probabilidad van a poyar nuestra externalización se dirá que una empresa pública es un servicio público. Y en parte tienen razón, el dinero que permitirá que el servicio funciones será público. Pero en parte mienten. Invitamos a las plantillas de las empresas públicas del Ayuntamiento y del Gobierno de Navarra a comentar públicamente sus condiciones laborales y sus convenios de referencia. Si nos privatizan no es para seguir como estamos sino evidentemente para ahorrar. Y en este servicio el ahorro puede venir por gestionar mejor o por empeorar las condiciones laborales de la plantilla, que es la mayor parte del gasto.

Frente a la solución fácil de ahorrar en las condiciones laborales, pedimos a Navarra suma y al PSN que pongan en práctica la moratoria que el comité de empresa ha planteado. Les invitamos a justificar con hechos el dinero invertido en contratar una empresa externa que ha estudiado cómo mejorar la gestión del servicio. Y que establezcan un año de moratoria para poner en práctica las medidas convenientes. Y después podemos sentarnos a hablar.

Pedimos también al resto de la plantilla municipal que haga pública su opinión. ¿No hay nada que decir desde el Comité de empresa de funcionarios?  ¿Y la plantilla del área de Servicios sociales de la que formamos parte?

Ha pasado la hora de negociar, es el momento de unir fuerzas y salir a la calle para reivindicar que un servicio de atención domiciliaria público y eficaz es posible. Es el momento de hacer saber a la población de Pamplona, a las personas usuarias del servicio y a los sindicatos que dicen defender lo público que necesitamos su ayuda, su voz ante el ayuntamiento. Necesitamos que nos acompañen en la pelea q tenemos por delante. Necesitamos que crean de verdad en la defensa de los servicios públicos.

Ahora solo nos queda apelar a la conciencia social del PSN en Navarra y tratar por todos los medios de frenar lo que parece una nueva vuelta de tuerca al desmantelamiento de lo público. Triste esperanza. Gestionar lo público consiste no solo en ponerse medallas con lo excelente sino también en mejorar lo que puede ser mejorado. Pónganse a ello.

Grupo de Trabajadoras del SAD de Iruña

Crear PDFImprimir
Comparte/Partekatu:
Share