1

Banatu Taldea: Puntos Negro y Verde 2018

Extraído de: https://banatutaldea.blogspot.com/2018/06/puntos-negro-y-verde-2018.html

Desde 2014, en Banatu Taldea-Iniciativa por el reparto, llevamos a cabo un ejercicio de observación de nuestra realidad socio-laboral más cercana con el fin de destacar sus caras opuestas, se trata de los Puntos Negro del paro y Verde del reparto que anualmente otorgamos.

Empezando por lo negativo, este año resulta ineludible hablar de Horas Extraordinarias. En el primer trimestre de 2018 se trabajaron, a nivel estatal, según los datos que arrojan las estadísticas del INE (Instituto Nacional de Estadística), 6.415.700 horas a la semana por encima de la jornada habitual, el 44 % de las cuales sin tan siquiera ser remuneradas. De consolidar esas horas en contratación estable se reduciría la tasa de paro, se cotizaría por todo el tiempo efectivamente trabajado con el consiguiente beneficio para la caja de la Seguridad Social, las personas empleadas ganarían tiempo para el descanso, la conciliación, ocio, etc. En definitiva, se daría un mejor reparto del trabajo y también de la riqueza.
Pues si las cifras no son buenas a nivel estatal, los últimos datos disponibles, los del último trimestre de 2017, nos dicen que en la Industria, Construcción y Servicios de Navarra se dieron 1, 2 horas extraordinarias por trabajador/a y mes, la tasa más alta del Estado. Teniendo en cuenta que en ese mismo trimestre la población activa en el sector privado en Navarra era de 239.300 personas, calculamos que las horas extraordinarias equivaldrían a unos 1.800 contratos a jornada completa.Nos encontramos ante una realidad que responde a la puesta en práctica de un determinado modelo laboral que no pasa, precisamente, por el reparto del trabajo. Sabemos que toda la sociedad somos en alguna medida responsable de todo ello: por no negarnos a realizar horas extraordinarias, por no combatirlas empresa por empresa a través de la actuación sindical o por aceptarlas como un mal menor que hay que pagar en pro de la “recuperación”, pero en última instancia, es la Patronal la principal valedora de la consolidación de esta práctica. Por ello, este año, nuestro Punto Negro del Paro lo otorgamos a la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), por el liderazgo navarro en horas extraordinarias, algo que nos avergüenza.

Si entornamos ahora nuestra mirada a lo más positivo, encontramos, sin duda, la lucha de las mujeres que, en su derivada socio-laboral, plantea una muy distinta y más igualitaria distribución de los trabajos: asalariado, de cuidados, domésticos… El paro, el trabajo a tiempo parcial, los salarios más bajos o la sobrecarga en los cuidados recaen en mayor medida en las mujeres, lo que evidencia la necesidad de un mejor reparto de los trabajos.

Por ello, el Punto Verde del Reparto se lo entregaremos a las gentes de la Asociación Arrea la cual parte de un enfoque agroecológico y ecofeminista para así contribuir a la transición hacia una sociedad sostenible, igualitaria y justa, creando relaciones solidarias entre las personas implicadas en los procesos productivos, de comercialización y de consumo, así como con nuestro entorno y con la Tierra, mediante cursos teorico-prácticos de formación, asesoramiento y dinamización sobre agricultura ecológica..

Sabemos que el capitalismo es irreformable, que es necesario un cambio de paradigma en la economía y que éste debe pasar por poner en el centro a las personas y al medio para así garantizar el sostenimiento de la vida en condiciones de justicia e igualdad, por ello, entendemos que apuestas como las de Arrea, encaminadas a ese cambio de paradigma, son más que necesarias y más que dignas de reconocimiento, por ello nuestro Punto Verde.

La entrega de ambos “galardones” la escenificaremos el viernes día 15 de junio. A las 18:30h nos concentraremos frente a la sede de la Patronal (CEN), C/ Dr. Huarte, 3 y a las 19:30h brindaremos en la taberna de Geltoki (Antigua Estación de Autobuses) con nuestras compañeras de Arrea. Os esperamos.




Encuesta de Población Activa del primer trimestre 2018

Más paro, menos personas empleadas y una evidencia dramática: empleos, salarios y condiciones de trabajo, cada vez más precarizadas.

Secretariado Permanente del Comité Confedral de la CGT

De enero a marzo 2018, los empresarios, fundamentalmente del sector Servicios (hostelería, hospedaje, etc.), y también de la Industria, han “sentenciado” mandar a la calle a 124.100 personas y, a la vez, estos mismos empresarios han contratado a 95.000 personas (cerca del 92% de manera temporal), consiguiendo que el paro aumente en este trimestre en 29.400 personas, situando la tasa de paro en el 16,7%, es decir 3.796.000.

Las personas que se “desafilian” de la Población Activa, esa que nos dice quien está en disposición de trabajar desde los 16 años a los 64, cae estrepitosamente en casi 100.000 personas en tres meses, situando el mercado laboral en cifras de Población Activa similares al 2012, es decir 22,7 millones de personas, pero aumentando de forma alarmante la población inactiva de mayores de 16 años, llegando a la cifra de 16 millones.

Los economistas del “régimen” (casi todos y todas) explican la desaceleración del empleo y, en consecuencia, el incremento del desempleo, por factores “meteorológicos y monetarios”, considerando que las lluvias y el mal tiempo ha hecho que la “gente” salga menos, consuma menos y, por otra parte, el aumento del precio del petróleo y la revaluación del €, hace perder competitividad a la economía y disminuye el crecimiento.

Las personas trabajadoras, paradas y/o “mal empleadas”, conjuntamente con los casi 2,5 millones de personas que han migrado, más las que se han “desafiliado estadísticamente” de la Población Activa, consideramos que no son ni factores meteorológicos, ni monetarios, quienes han deteriorado el “mercado de trabajo” hasta límites de indignidad. Se nos condena a ser “meros factores de producción” para el crecimiento de los beneficios empresariales y de los salarios de los ejecutivos, hoy en tasas superiores a los momentos más “voraces del capitalismo de ladrillo y especulativo”.

Los responsables de este “deterioro y precarización” son quienes han aplicado políticas y legislaciones contrarias al “interés general”, es decir de la mayoría social, especialmente de las personas asalariadas y pensionistas, con leyes como la Reforma Laboral, la Reforma de las Pensiones y la Ley Mordaza.

Estos son los responsables de que todo el empresariado se hayan convertido en “jueces” que a diario dictan sentencias de terror sobre miles y miles de trabajadores y trabajadoras que contratan por “cuatro duros”, se nos haga trabajar en condiciones miserables y se nos despida cuando se les antoja.

CGT considera que no es un problema técnico lo que tiene el denominado mercado de trabajo, sino que el problema se llama capitalismo y quienes le representan.

La(s) solución (es) sólo podremos tenerlas si las personas asalariadas, las jóvenes, las pensionistas, las mujeres, salimos masivamente a la calle para exigir un cambio de producción, un cambio en la reproducción, un cambio en el consumo, un cambio en el reparto de la riqueza, y que este cambio de sistema sea autogestionado por las personas.




LA INCAPACIDAD DEL GOBIERNO CADA DÍA MÁS EVIDENTE

“Los datos del Ministerio de Empleo de febrero sobre el mercado de trabajo, coinciden con el sexto aniversario de la Reforma Laboral del PP: empleo precario, aumento de la temporalidad, fraude en las contrataciones y mayor abuso empresarial”
Que febrero ofrezca unos datos de cerca de 7.000 parados y paradas menos, puede considerarse sólo una mala noticia: los meses anteriores en la serie estadística histórica, muestran que es el mes que menos ha disminuido el desempleo y, además, el precedente del mes de enero, donde se mandó al paro a cerca de 70.000 personas (terminación campaña de navidades), a la vez que todas las contrataciones en el 91,1% fueron temporales y cientos de miles de trabajadores y trabajadoras fueron dados de baja de la Seguridad Social, consolida un mercado de trabajo precario, temporal y el crecimiento del poder unilateral del empresariado en el “reino del fraude y el abuso”.
La gravedad e injusticia social que demuestran las cifras del Ministerio (SEPE), es que el Mercado de Trabajo (empleos, contrataciones, desempleo, afiliación a la Seguridad Social, prestaciones de desempleo, salarios), se ha consolidado en términos políticos y sociales, como un “mercado puro y duro”, donde la “fuerza de trabajo” (trabajadores y trabajadoras) se trata como cualquier “mercancía” por parte de todo el empresariado (privado y público) y se le ha vaciado de sus derechos más esenciales.
– Se consolida el desempleo forzoso de las personas jóvenes, volviendo a tasas de cerca del 50%
– Se consolida que cerca del 50% de las personas paradas no reciben ninguna prestación de desempleo y además, que el 50% de todas las personas paradas se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión.
– Se consolida que las contrataciones que se realizan (una media mensual de 1,2 millones), más del 90% son temporales
– Se consolida la depreciación de los salarios y las prestaciones de desempleo, donde más del 60% de todas las personas paradas según el SEPE (3.470.000) que reciben prestación de desempleo, lo hacen sobre la prestación asistencial de 430€.                               – Se consolida la precariedad en el empleo que se crea, la cual (según Eurostat) asciende al 56,8% del empleo creado en el estado español, frente al 22% en el conjunto de la U€.
– Se consolida el fraude continuo en las contrataciones y el abuso empresarial en la organización del trabajo.
Los objetivos que las clases dominantes -la oligarquía financiera e industrial, a la vez que las clases políticas, fijaron en el 2010 (Reformas y Recortes de los gobiernos PSOE) y consolidaron en el 2012 (Reformas y Leyes de Estabilidad Presupuestaria y Financiera, a la vez que leyes anti-movimientos sociales), los han logrado con creces, no solamente en el “mercado de trabajo”, sino también en la mayor parte de las relaciones sociales, es decir, en la sociedad.
CGT considera que solamente existe una manera y un camino para revertir esta barbaridad e injusticia social: la lucha en la calle, en los barrios, en los centros de trabajo, en los centros de educación, en los centros de salud… y la HUELGA GENERAL del 8 de Marzo, la movilización en defensa de las pensiones se convierte en una gran posibilidad de cuestionar el capitalismo.

Secretariado Permanente de la CGT




EPA 2017 Cuarto Trimestre 2017

 

Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT

Los datos son eso, datos. Pero los cuentos que nos cuentan las “cuentas” son ya un relato insoportable que no puede ser invisibilizado bajo las “grandes cifras de los titulares”: se crean 480.000 puestos de trabajo… la economía crece al 3’2%… el déficit cumple con Bruselas…

Estos datos macro no pueden esconder la situación de las clases asalariadas en su devenir cotidiano por el “mercadeo” del mercado de trabajo: la consolidación estructural de la precariedad laboral -y por lo tanto social- de la inmensa mayoría de los y las trabajadoras.

  • El último trimestre muestra que se pierden 50.900 empleos y con ello se invierte la tendencia positiva anterior sobre el porcentaje del desempleo.
  • Las mujeres, nuevamente, consolidan su desigualdad social al ser su porcentaje de desempleadas mayor que los hombres y, a la vez, las mujeres que salen del desempleo son sustancialmente menos que los hombres.
  • La tasa de temporalidad (la proporción de contratos temporales sobre el total de contratos del país) se acerca peligrosamente a los datos del 2013, cuando se llegó a alcanzar casi el 32% de la población ocupada, situándose a finales del 2017 en el 26’7%.
  • El 30% de todos los contratos suscritos en el 2017 tuvieron una duración inferior a un mes.

  • de los 21’5 millones de los contratos realizados en este período, solamente 1’2 millones fueron fijos y 19’5 temporales.
  • ·el 30% de todos los contratos realizados en el 2017 -6’15 millones- se realizaron en el sector servicios y, de éstos, 3’4 millones tuvieron una duración máxima de 7 días.
  • ·la población contratada en estas modalidades temporales son, mayoritariamente, mujeres.

– Las horas extras no pagadas ascienden a 6’4 millones a la semana y suponen el 46% de todas las horas extras realizadas.

  1. la mayoría de esas horas extras son realizadas por hombres.
  2. su porcentaje de cobro supuso el 66% en el caso de las realizadas por hombres y no alcanzó al 45% si  las realizaron mujeres.

Esta realidad, insoportable para la clase obrera en “abstracto”, resulta demoledora en el caso de las mujeres, pues su realidad de explotación laboral lleva implícita la grave violación de su derecho fundamental a la igualdad.

¡YA BASTA, SIN NOSOTRAS EL MUNDO NO FUNCIONA!

Madrid, 29 de Enero de 2018




Comunicado del SP Confederal de la CGT: “Encuesta Población Activa – III trimestre 2017”

“Seguimos en caída libre de derechos: aumenta el empleo, eso sí, precario y cada vez peor pagado”.

Al 30 de septiembre 2017, la población ocupada se situó por encima de los 19 millones de personas, con un incremento de 463.500 personas ocupadas más en el último año en el sector privado y, tan solo 58.200 personas en el sector público.

El largo “verano” y las temperaturas extremas, como consecuencia del cambio climático, supone que el Sector Servicios y especialmente la Hostelería, repunte en el último trimestre en 236.400 personas más ocupadas. En el lado contrario y debido al cambio climático, la Agricultura pierde 55.500 personas ocupadas.

El paro baja en este trimestre en 182.600 personas, situándose a 30 de septiembre en 3,7 millones de personas paradas, es decir: el 16,38% de la Población Activa, la cual ha descendido en el último año en 67.400 personas.

El empleo que se genera es de baja cualificación, siendo absorbido precisamente por el sector Servicios y en especial la Hostelería, la cual se ha convertido en el “nuevo nicho de empleo” o quizás, casi en el único nicho que muestre un cierto dinamismo en la movilidad de la fuerza de trabajo.

La apuesta política suicida del anterior ciclo económico, el ladrillo y la financiación especulativa, conllevó el desastre de la Construcción y el endeudamiento de la mayor parte de las corporaciones locales, así como el rescate bancario de todas las “Cajas de Ahorros públicas”. Más de 1,5 millones de trabajadores (empleo masculino casi absoluto) poco o nada cualificados, salieron a las filas del desempleo.

La apuesta política no varió su grado de “suicidio” en cuanto al modelo productivo y el modelo económico de crecimiento: economía de servicios (hostelería, comercio y turismo) basada en los mismos parámetros especulativos y financieros, a la vez que depredadora de grandes cantidades de recursos (agua, energía fósil…) y destructiva del territorio, tanto urbano como costero. Este modelo sirve de recambio de los millones de empleos poco o nada cualificados que se desplazaron de la Construcción a la Hostelería fundamentalmente.

En el 2006 la Construcción generaba empleo en un año para 2,2 millones, en el 2017 solamente genera 963.399 empleos. En cambio, la Hostelería -ella sola- genera 3,2 millones de empleos en el 2017, cuando en el 2006 los empleos que generaba anualmente fueron de 1,2 millones.

La apuesta política suicida, de antes y ahora, configura un modelo de producción y distribución insostenible medioambientalmente, precario y de muy baja cualificación, además de generador de desigualdad y descohesión social: a 30 de septiembre 2017, la Agricultura ocupa solamente a 777.800 personas; la Industria a 2.670.700; la Construcción a 1.154.600 personas y el sector Servicios a 14.446.900 personas, es decir el 50% de todas las personas ocupadas actualmente (19,04 millones de personas).

El tipo de empleo sigue el mismo patrón: empleo precario, poco cualificado y/o empleando personas con títulos universitarios pero para empleos descualificados, por una parte. Por otra, el empleo que se crea es temporal, con tasas del 42,8% en la Hostelería y del 41,6% en la Construcción, donde la durabilidad de los contratos ha disminuido hasta menos de los 43 días. Las condiciones salariales de estos millones de personas “empleadas”, se encuentran muy por debajo del salario medio hora general, que se sitúa en los 14,8€ y se pagan a 13,2€ hora en la Construcción y a 9,4€ hora en Hostelería (las camareras de hotel, no cuentan porque se les ha sacado, a ellas y otros trabajadores y trabajadoras, fuera de los convenios de Hostelería, y los precios hora varían de los 1,1€ hora a los 4€).

Seguimos en caída libre hacia el “abismo” y las clases asalariadas “inactivas, desorganizadas y poco solidarias”.

CGT insiste: la lucha, la desobediencia de las clases asalariadas, es el único camino para una vida digna para todos y todas.