Sanfermines 2019

Llegan los sanfermines.

Por supuesto, la fiesta es necesaria, resulta beneficiosa para nuestras vidas, propicia espacios de encuentro,… Pero sabemos que muchas veces los períodos festivos están derivando en mero consumo, masificación y evasión total de la realidad que nos toca vivir. Además, en estos 9 días de san fermín, la precariedad laboral se desbocará en la hostelería, manteros y manteras sufrirán acoso y persecución, las diferencias sociales seguirán ahí, cuando no acuciadas.

La suma de actitudes individuales es la que acaba por configurar la fiesta por lo que nuestra forma de estar en los sanfermines puede contribuir en algún modo a transformarlos. Apostemos por unas fiestas populares, austeras, respetuosas, inclusivas y libres de agresiones machistas. 

Desde CGT-Nafarroa, como cada año, hemos sacado una pegatina para tratar de visibilizar en alguna medida esa otra cara de las fiestas, esta es la imagen de este año:




CGT-Nafarroa denuncia frente al NH-Iruña Park la precariedad en la subcontratación, en solidaridad con las camareras de piso en Marsella

6 de junio, frente al NH Iruña Park

 Grupo hotelero NH:

¡Basta de subcontratación y explotación de las camareras de piso!

Las camareras de piso subcontratadas por ELIOR en NH Colección Marseilla, hotel de 4 estrellas propiedad del Grupo NH Hotel, están en huelga desde el 11 de abril contra el sistema de explotación de la subcontrata.

Como es habitual, detrás del lujoso escaparate del hotel se ocultan prácticas sociales escandalosas y condiciones de trabajo de otra época. En Marsella, las empleadas subcontratados por ELIOR, denuncian los fichajes irregulares, las numerosas horas extras no remuneradas, las abusivas retenciones en sus salarios y el impago completo de las primas.

La dirección de ELIOR sigue negándose a negociar con CNT-Solidaridad Obrera, la organización sindical de las huelguistas. A pesar del rechazo por parte de la justicia de la solicitud de la subcontrata para expulsar el piquete de huelga, la policía actúa arbitrariamente al servicio de intereses privados. Las huelguistas y sus simpatizantes son acosadas diariamente. Por su silencio, el grupo NH es cómplice de estas prácticas antisindicales.

Esta lucha es ejemplar por el respeto a los derechos de las trabajadoras y los salarios dignos contra la explotación de estas multinacionales. NH Hotel hizo 1.623 millones de euros de facturación en 2018. ¡ELIOR tiene una facturación de 6.694 millones de euros en 2018!

Pueden satisfacer perfectamente las demandas de las huelguistas: retribución de todas las horas trabajadas no pagadas; abono de las indemnizaciones de alimentos y gastos de transporte; reembolso de las retenciones abusivas en los salarios; mejora del abono de los domingos en un 50%; Paga extra del 13 mes; y una organización del trabajo respetuosa con la vida privada.

El grupo NH debe dejar de esconderse detrás de sus subcontratas y asumir sus responsabilidades sociales llevando a cabo las negociaciones directamente con las huelguistas y su sindicato. Es el trabajo de las camareras de piso y sus equipos, el corazón del trabajo de la hostelería que llena sus arcas, ¡es hora de que les devuelva el fruto de su trabajo!




La Espiral (Hordago): Efemérides contra la explotación y la precariedad laboral

Extraído de: https://www.elsaltodiario.com/laespiral/efe

Acabamos de conmemorar dos fechas señaladas en el calendario de la
reivindicación. Por una parte, el 28 de abril, día mundial de la salud y
la seguridad en el trabajo y, por otra, el 1 de mayo, día de los y las
trabajadoras que surge de la conmemoración y denuncia del asesinato en
1886 de los llamados “Mártires de Chicago” por su participación en las
movilizaciones en las que exigían la jornada laboral máxima de 8 horas
diarias.

Ambas efemérides parecen seguir teniendo mucho sentido pues tanto la
salud en el trabajo como las condiciones laborales se mantienen en
continuo retroceso de mano de la desregulación creciente de las
relaciones laborales, la flexibilidad, la temporalidad,… en suma, lo que
llamamos precariedad laboral, la cual, a su vez, se suma a otras
precariedades en los ámbitos de la vivienda, la salud, el ocio, el
transporte, el consumo, …

Si bien todo ello es cierto y, por ello, bien debiéramos dar un mayor
contenido de lucha y compromiso a estas jornadas que han ido derivando
en lo meramente testimonial, más cierto es que hoy en día se siguen
dando situaciones de vulneraciones extremas de las condiciones de
trabajo y de vida tales como las que han motivado otra nueva efeméride,
la de la masacre de Bangladesh, el 24 de abril.

En 2013, más de 1100 trabajadoras murieron y más de 2000 resultaron heridas al derrumbarse el edificio en el que trabajaban, el Rana Plaza, en condiciones deplorables en cuanto a duración de jornada, seguridad de las instalaciones, salario, etc, elaborando ropa para marcas como Mango, Beneton, Inditex, Primark o El Corte Inglés.

No obstante, no parece que el sindicalismo actual dedique excesiva
atención a dicha tragedia pues ni la denuncia ni la visibiliza, mucho
menos hace nada para que no se vuelva a repetir. Son organizaciones
pequeñas, defensoras de los derechos sociales las que están llevando a
cabo la tarea de pelear contra el olvido, un olvido que nos llevaría a
la negación en la práctica de los hechos, como si aquello nunca hubiera
ocurrido, como si nuestra ropa no estuviera manchada de sangre, sudor y
lágrimas. Lamentablemente, no actuar en este terreno no paga un precio
en la competencia intersidical como sí lo haría no salir a la calle, por
ejemplo, el 1 de mayo.

Este año, en Iruña, han sido Setem, la Campaña Ropa Limpia, Martes al
Sol y Traperos de Emaús los agentes que han llevado a cabo un acto de
denuncia y de recuerdo el 24 de abril frente a una tienda de Mango. En
el mismo reclamaban medidas concretas como la renovación del Acuerdo de
Seguridad y contra incendios en la fábricas de Bangladesh, interpelando
al Gobierno y Patronal de Bangladesh y también a las marcas de ropa,
responsables de la situación.

Por otra parte, parece que, haciendo frente a la represión y las
dificultades, en Bangladesh está proliferando un movimiento sindical
protagonizado por mujeres que luchan por dignificar sus trabajos y sus
vidas. Algo en lo que solidariamente se debería implicar el movimiento
obrero que se reclama internacionalista.

Pero no sólo debemos dirigir nuestras miradas a dirigentes, empresas, incluso sindicatos. Tenemos que ver en qué contribuimos individualmente y como sociedad con nuestras formas de consumo para que estas relaciones infames de producción-consumo se sigan dando de una forma tan injusta. Debemos hacer una lectura crítica de la realidad, de cómo nos la presentan y de cómo la aceptamos, en caso contrario, podemos ver con estupor cómo la conmoción y la aflicción es mayor para Notre Dame que para el Rana Plaza. Algo que nos define.

Cartel anunciador de la movilización que se convocó en Iruña




La Espiral (Hordago): Iruñea Capital S.A.

Extraído de: https://www.elsaltodiario.com/laespiral/irunea-capital-sa

“El futuro ‘Edificio Zara’ tendrá cinco plantas de oferta textil y pisos de lujo en las superiores” 
“Vecinos del Casco Viejo organizan una charla y una concentración contra el hostel de Unzu” 
“División entre los grupos ante la posible instalación de Ikea” 

(Titulares de prensa)

Chiquita y apañada, así era como definían nuestra vieja Iruñea los Tijuana. Pero, ¿pa’ que quieres más?, apostillaban. Hoy, lamentablemente, parece que podemos dar por extinguido ese saludable gusto por lo pequeño.

Ha cambiado mucho nuestra capital desde aquellos últimos años 80: variantes, parkings subterráneos, grandes superficies, centros comerciales, espacios para el ocio y el espectáculo de masas como Baluarte o Navarra Arena, surgimiento del fenómeno turístico, nuevos núcleos de población en la comarca… Paralelamente hemos visto desaparecer pequeñas tiendas de barrio, puestos en los mercados municipales, salas de cine o librerías; también, cómo se han empobrecido los movimientos vecinales así como las relaciones personales y se han universalizado nuestras formas de ocio y diversión, deteriorando nuestro modelo festivo.

Todo ello no sólo supone un cambio formal de la ciudad sino que
conlleva una forma muy distinta de vivir en la misma, pues una ciudad
que mercantiliza su espacio público define las relaciones sociales en
función del lucro y de la capacidad de consumo en lugar de la
convivencia o la cultura. Se avanza así a una ciudad escindida y poco
cohesionada en la que conviven la exclusión con la opulencia, la
precariedad laboral con un consumo desbocado, las zonas saturadas de
hostelería con los barrios-dormitorio o las casas vacías con los
desahucios.

Todo este fenómeno es considerado por la práctica
totalidad del espectro político como inexorable, por un lado y, por
otro, como un bien, pese a sus efectos secundarios nocivos. Tanto a
nivel institucional como de calle, toda iniciativa que tienda a la
grandiosidad y empuje el desarrollismo parece gozar de una más que buena
aceptación. Por ello, es necesario escuchar y valorar aquellas
iniciativas populares y vecinales que buscan construir una ciudad en la
que se pueda vivir. En este sentido, recientemente hemos podido escuchar
la reivindicación de un paso seguro entre Orkoien e Iruñea o el rechazo
a la gentrificación en el Casco Viejo.

Por otra parte, es
conveniente señalar el potencial de denuncia y de iniciativa (tanto en
la práctica como en lo discursivo), que contiene el movimiento okupa en
la ciudad. Se han recuperado espacios abandonados, en absoluto desuso,
para llevar a cabo en ellos proyectos colectivos en los que la juventud
puede practicar unas relaciones horizontales, igualitarias y solidarias
que ni el mercado ni un marco legal a él supeditado les posibilitan. Han
sido capaces de desobedecer a lo inexorable del progreso y la
modernidad, lo que supone una aportación, ofreciendo una forma de
imaginar nuevas posibilidades frente a esa ciudad gris, hecha de
cemento, gasolina y tarjeta de crédito.

Debemos tener en cuenta
que hay decisiones difícilmente reversibles y cuando se trata de
modificar el espacio público, los cambios que se introducen son
duraderos y por este motivo exigen una reflexión previa. Ahora que nos
llega (nos traen), Ikea, Zara a nivel macro, el Hostel de Unzu,… se
trata de inclinar la balanza al lado de la mesura, de entender que todos
estos proyectos no van a hacer otra cosa que precarizar nuestras formas
de vida a nivel urbanístico, laboral, comercial y vecinal. Se trata de
recuperar el gusto por lo chiquito y apañado, para todos y todas vivir
mejor, mucho mejor.




La Espiral (Hordago): Una carrera por la precariedad

Extraído de: https://www.elsaltodiario.com/laespiral/carrera-precariedad-uber-taxis-huelga

Esto del asunto del taxi es otro de los incontables paradigmas de la liberalización por la vía de los hechos consumados. Liberalización de un servicio público que, por supuesto, llevará aparejada la consiguiente precarización del sector. De hecho, mirando un poquito la trayectoria de estas empresas de alquiler de vehículos con conductor –en cualquier otro sector se reproduce el mismo procedimiento- te das cuenta rápidamente de cómo va a acabar esta historia. Si esta lucha no alcanza a enganchar a otros sectores precarizados –creo que ya sólo se salva de esta categoría el de los Registradores de la propiedad- y consiguen proyectar que su lucha va más allá de un tema de permisos, impuestos o igualdad en la competencia, veremos otro montón de personas que se verán abocadas al desempleo.

En Silicon Valley, la cuna de las
empresas tecnológicas, entraron en el mercado tirando precios,
ofreciendo servicios que superaban en calidad a las compañías de taxi,
pagando más a sus conductores… ¡vamos! El reino de dios en la tierra.
Cuando reventaron la competencia la cosa cambió. Los precios de los
servicios subieron (del mismo modo que han subido en Madrid ante la
carencia de taxis que continúan en huelga), los salarios de sus
conductores bajaron y los ingresos de la multinacional, que tributa en
un paraíso fiscal, se dispararon.

Nos dirán que la tecnología es
progreso y que ha venido para quedarse. Sin embargo, si el progreso no
sirve para mejorar la vida de las personas y por el contrario, nos
somete, nos precariza, incrementa la desigualdad y sirve a los intereses
del capital más que a nada en este mundo, se pueden meter su progreso y
sus tecnologías por el wifi.

Y si como clientes, categoría muy
inferior a la de persona, sólo nos importa lo cómodo que resulta comprar
haciendo un click; o utilizar una aplicación de móvil; o disponer de
horarios que nos permitan comprar una camisa un domingo por la mañana o
una barra de pan a las once la noche, sin mirar un poco más allá, sin
tener en cuenta de las consecuencias, estaremos siendo colaboradores
necesarios de nuestra propia miseria. Por el momento, no soy capaz de
mostrarme optimista prescindiendo de la química.




Ahotsa.info: Agentes sociales y sindicales exigen que se readmita a los despedidos de Huerta de Peralta, se pague la deuda y se negocie un pacto de empresa

Extraído de: http://ahotsa.info/edukia/agentes-sociales-y-sindicales-exigen-que-se-readmita-a-los-despedidos-de-huerta-de-peralta-se-pague-la-deuda-y-se-negocie-un-pacto-de-empresa

Más de 35 agentes sociales han ofrecido una rueda de prensa en Iruñea para mostrar su solidaridad con los huelguistas de Huerta de Peralta y para hacer un llamamiento a la participación del Día Solidario de mañana. Mientras tanto, representantes del comité de empresa se han reunido con el alcalde de Azkoien, Juan Carlos Castillo, para darle a conocer su situación.

Relación de colectivos firmantes hasta ahora
EH Hamaika kolore
SOS arrazakeria
Iruñea Ciudad de acogida / Harrera Hiria
Africa United
Papeles denontzat
Askapena
Bilgune Feminista
Martes al Sol
Zabaldi
Pentsionistak Martxan
Parlamentu Soziala
Sasoia
Oneka
Lugatibe
Sortzen
AEKko Iruñerriko irakasleak
AHT Gelditu Elkarlana Nafarroa
Memoriaren bideak
Autobus de la memoria
Mugarik Gabe
Mundu bat
Tomate gorriak
Piztu Alarma elkartasun tresna
Ernai     
Zizurreko Gazte Mugimendua
Piztu Uharte Gazte Mugimendua
Tutera Alai Gazte Mugimendua
Arrotxapeako Gazte Mugimendua
Mendillorriko Gazte Mugimendua
Txantreako Gazte Mugimendua
Atarrabiako Gazte Mugimendua
LAB
ESK
CGT
EHNE
HIRU
STEILAS


Día 11, jornada de solidaridad

Este es el programa previsto en Iruñea:
-Punto de información durante la mañana en el Paseo de Sarasate.
-9:00 Estruendo frente al Parlamento: derechos para los y las trabajadoras del campo, ¡AHORA!
-11:00 Kalejira por el Casco Viejo
-11:30 Acto con huelguistas + Oskar Reina, portavoz del SAT (Sindicato
Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras) + Imanol Karrera (LAB)
-12:00 Micro abierto para los agentes sociales y sindicales.
-14:00 Comida eusko-árabe en Arrano Elkartea
-18:00 Charla en sala Calderería 11: Huerta de Peralta, una lucha por los derechos laborales para los y las obreras del campo.
•    Hossein Yagoubi (Presidente Comité de Empresa de Huerta de Peralta)
•    Oskar Reina (portavoz del SAT)
•    Berta Garcia (LAB)




Carne Cruda – Trabajadorxs en lucha: Alcoa, Amazon, Coca Cola y Cacaolat (#500)

Recomendable programa sobre precariedad y luchas frente a la misma (a partir de min 17:25):

https://www.ivoox.com/carne-cruda-trabajadores-lucha-alcoa-amazon-audios-mp3_rf_31361607_1.html




Azpikontratazioari eta prekarietateari STOP!!

26 de diciembre: nos hemos concentrado frente a Diputación para visibilizar la precariedad laboral, haciendo especial hincapié en la subcontratación.

Azpikontratazioari eta prekarietateari STOP!!

 




PREKARIETATEA-SUBCONtrataCIÓN: KONTZENTRAZIOA

Trabajadoras y trabajadores llevamos tiempo sufriendo un empeoramiento tanto de las condiciones económicas, como de las condiciones de empleabilidad. Son muchos los trabajadores y trabajadoras no fijos que continuamente y por medio de contratos eventuales, y posiblemente en fraude de ley, son sometidos y sometidas a participar en un carrusel de contratos para puestos de trabajo que consideramos fijos, puesto que es necesario hacerlo todos los días y en todos los productos. Forman parte de un ejército precario donde su única esperanza son los días cotizados. Las empresas ya no quieren planificaciones a largo plazo. Este es el nuevo concepto de empleabilidad que hay encima de la mesa. Darlo todo, cumplir con la doctrina de la empresa, asumir cada tarea con una sonrisa y en caso de despido, mantener una actitud positiva y confiar en que la próxima vez habrá más suerte.
La precariedad, además de ser un sistema con pocas certidumbres y que fagocita los derechos de las trabajadoras y trabajadores, es un régimen de disciplina en sí mismo. Y esta situación es aún más complicada cuanto más bajo sea el escalafón socio-laboral. Tenemos el ejemplo de las empresas auxiliares del entorno de VW, ya que son el eslabón más débil de la fabricación del VW POLO, y que entre otras cosas, están peleando por la SUBROGACIÓN de las plantillas y condiciones, en caso de pérdida de las adjudicaciones de la obra y servicio.
Se hace necesaria una respuesta a la precariedad sistemática en la que nos quieren instalar. La Confederación General del Trabajo-Lanaren Konfederakunde Nagusia, hemos convocado una CONCENTRACIÓN el próximo 26 de diciembre a las 19 horas en Carlos III junto a Diputación, para protestar y mostrar nuestra repulsa a estos métodos de explotación.




El Consejo de la Juventud de Navarra inicia campaña sobre prácticas y becas de formación

¿Has hecho o estás haciendo prácticas? ¿Crees que son unas ?¿Quieres contarnos tu caso (aunque sea de forma anónima)? Si no empezamos a dar a conocer estas realidades y a denunciar estas situaciones nunca podremos acabar con ellas!!!