Ostiral beltza planetarentzat//Viernes negro para el planeta




Lucha medioambiental, próximas citas

25 sept, Sentada por la Justicia Climática a las 19h en Pza. del Castillo

 

Concentración-rueda de prensa ante la represión contra el movimiento anti TAV




Pandemia y colapso sistémico

 

Extraído de: https://www.ecologistasenaccion.org/144316/

La pandemia del coronavirus ha puesto al descubierto sus múltiples vulnerabilidades fruto de su excesiva complejidad en una situación de estrés muy fuerte. La covid-19 no genera el colapso del sistema, es un punto de inflexión de ese proceso.

Luis González Reyes. Miembro de Ecologistas en Acción. Revista Ecologista nº 104.

La complejidad de un sistema social la podemos evaluar con cuatro indicadores: el grado de interconexión de los nodos del sistema (las personas en este caso), su nivel de especialización, el número de nodos (la cantidad de población), y la cantidad, calidad y topografía de la información que circula. Abordamos los tres primeros.

Nuestro orden socioeconómico se caracteriza por un altísimo nivel de interconexión. Esto le hace muy vulnerable, pues los problemas se propagan rápidamente por él. La extensión de la pandemia a través de las redes empresariales y turísticas es un ejemplo de esta vulnerabilidad. Es cierto que la interconexión también permite que las ayudas fluyan entre territorios (si política y económicamente se quiere), pero lo que muestra la crisis sanitaria y la económica, que todavía no ha tomado toda su dimensión, es que la vulnerabilidad es cualitativamente mayor.

Nuestro sistema además tiene un alto nivel de especialización en cuanto a lo que hacen las personas en los territorios. La autonomía económica es inexistente, especialmente cuanto mayor es la interconexión, lo que aumenta la vulnerabilidad. De este modo, la pandemia nos ha mostrado cómo aquí no se fabrican mascarillas, ni tantas otras cosas indispensables para afrontar una pandemia. Esto ha hecho que el coronavirus se haya extendido más.

Foto: Ecologistas en Acción.

En lo que concierne a la cantidad de población, vivimos más seres humanos sobre el planeta que nunca. Además, nuestra forma de vida mayoritaria es urbana. Un alto número de personas hacinadas permite una rápida difusión de una pandemia y una mayor mutación del virus (pues se infecta más población, lo que ha hecho que ya haya muchas decenas de cepas de SARS-CoV-2).

Estrés sistémico y pandemia

Pero nuestro sistema socioeconómico no es solo vulnerable, sino que está sometido a fuertes situaciones de estrés. El coronavirus ha llegado a un cuerpo ya enfermo, lo que le ha hecho mucho más dañino para su hospedador. Podemos enumerar varios elementos de estrés: crisis energética y material, disrupción ecosistémica, cambio climático o sociedades conformadas a partir de fuertes desigualdades. Punteamos las últimas.

La disrupción ecosistémica 1 es un elemento fundamental de la aparición cada vez más frecuente de nuevas enfermedades en los seres humanos. Lo es por nuestro sistema de ganadería industrial con alto hacinamiento y maltrato de animales que fomenta la extensión de enfermedades entre la cabaña ganadera y su potencial salto a los seres humanos. Lo es por nuestro mayor contacto con fauna silvestre fruto de la destrucción de sus hábitats. Lo es por la destrucción de los equilibrios ecosistémicos que controlan la extensión de enfermedades entre especies. Y lo es por facilitar la propagación de los vectores de infección (como las garrapatas).

Aunque el resto de seres vivos han recuperado terreno durante el parón sanitario, no nos engañemos: el grado de degradación de los ecosistemas es muy profundo y harán falta miles de años para que se restauren. Esto va a incidir en nuestro orden socioeconómico de múltiples formas empujando su colapso, pues somos profundamente ecodependientes.

El cambio climático somete a estrés a múltiples facetas del sistema. Una es la sanitaria. Fruto de la emergencia climática se están extendiendo vectores como el mosquito que sirve de vector para la malaria o se están descongelando amplias regiones heladas, el permafrost, liberando patógenos con situaciones imprevisibles.

Finalmente, las desigualdades sociales están siendo importantes en la propagación del virus. Las poblaciones que tienen peores condiciones sanitarias (por ejemplo, por una alimentación menos saludable) se ven más afectadas por el SARS-CoV-2 y con ello ayudan a la extensión de la pandemia. Estas clases empobrecidas son estructurales al sistema.

Fracaso político, económico y de la organización social

En las primeras fases el colapso del capitalismo global empieza a resultar evidente que las formas de entender y estar en el mundo características del tiempo de expansión de la complejidad social no van a ser factibles en el de simplificación 2.

A nivel político, la primacía neoliberal se ha expresado de múltiples formas. Una ha sido el desmantelamiento de los servicios públicos, empezando por el sanitario, lo que ha supuesto un incremento del estrés sistémico. Pero, más dramático que la destrucción de lo público ha sido la de lo común, la victoria de la ideología del individualismo. La pandemia del coronavirus muestra su absurdidad. No hay posibilidad de que nadie se salve en solitario porque dependemos del trabajo de muchísimas otras personas. Nos creemos individuos porque ocultamos las relaciones de cooperación forzada (podemos llamarlas explotación) que sostienen nuestra “individualidad”. Hemos sobrevivido en nuestros hogares gracias a que nos han traído la comida y nos han retirado las basuras. Pero el coronavirus nos ha enseñado algo más: lo que más nos ha dolido ha sido la falta de socialización, ya que esta es una de nuestras características como especie y elemento indispensable para tener vidas dignas.

En el plano económico, estamos viendo el fracaso de la globalización. Hacer que el sistema funcione como un todo está produciendo que los fallos en una parte (por ejemplo, el sistema sanitario) se amplifiquen y expandan. Pero la apuesta por la interconexión esconde otro error más: esta interrelación está articulada en varios nodos centrales cuya malfunción pone en especiales aprietos al resto del sistema.

Uno de esos nodos centrales es el sector financiero, pues todo el sistema económico depende de la deuda, no puede funcionar al contado. La crisis del 2007/2008 se afrontó con políticas monetarias utraexpansivas (tipos de interés muy bajos y creaciones ingentes de dinero) que hicieron que, a corto plazo, la crisis fuera menos grave que la Gran Depresión de la década de 1930. Ahora se quieren redoblar estas medidas 3, pero hay dos diferencias importantes. La primera es que el margen de maniobra es escaso (por ejemplo, ya están muy bajos los tipos de interés). La segunda y fundamental es que desde hace al menos un par de décadas la deuda mundial crece más rápido que el PIB o, dicho de otra manera, la deuda no es capaz de activar la economía lo suficiente. Como consecuencia de ello, la burbuja financiera cada vez es mayor y su estallido inevitable más devastador.

La primacía neoliberal se ha expresado de múltiples formas. Una ha sido el desmantelamiento de los servicios públicos, empezando por el sanitario, lo que ha supuesto un incremento del estrés sistémico

Otro nodo determinante del sistema son las ciudades. En ellas, habitamos la mayoría de la población y son los principales nodos de creación de capital. Pero las ciudades son enormemente vulnerables. Su funcionamiento depende de un consumo ingente de agua, alimentos, energía y una pléyade de bienes que solo pueden provenir de largas distancias. También de una complicada gestión de residuos. Podemos imaginar qué les sucederá (y con ello al conjunto del sistema) cuando este flujo se vea interrumpido fruto de una pandemia más disruptora que la actual u otra causa. Y la probabilidad de que esto suceda cada vez es mayor.

Un tercer nodo determinante es el energético. Este depende de los combustibles fósiles, que no tienen ningún sustituto equivalente en potencia, disponibilidad y densidad energética 4. No coloquemos en las renovables propiedades que no tienen. Ahora mismo, los precios del petróleo 5 no permiten el sostenimiento de una parte importante de la industria hidrocarburífera. Uno de los factores que están detrás es la pandemia del coronavirus. Esto está conllevando la quiebra de muchas empresas del sector y de la capacidad extractiva. En un escenario en el que probablemente ya hemos pasado el pico del petróleo 6, esto va a generar una disponibilidad decreciente de energía, lo que va a cortocircuitar sectores como el del transporte y el petroquímico con una alta dependencia de los combustibles fósiles. Estos sectores, especialmente el del transporte, son imprescindibles para mantener el sistema.

Factoría de Arcelor en Avilés. Foto: Óscar F. Hevia.

Puestos algunos ejemplos del fracaso de las medidas políticas (neoliberalismo) y económicas (globalización), le llega el turno a nuestro orden social basado en el Estado. Durante la crisis del coronavirus, el Estado ha mostrado una imagen de fortaleza y de garantía de la estabilidad. En realidad, es una forma de organización social que está mostrando su fracaso. Los Estados actuales dependen para su financiación de los mercados financieros y de los impuestos, en último caso, del funcionamiento del capitalismo. Y solo con dinero pueden mantener el statu quo. Por eso apuestan por las políticas que nos están llevando a situaciones de cada vez más vulnerabilidad. Así, el Gobierno del Ministerio de Transición Ecológica y del “partido del cambio” está haciendo denodados esfuerzos por recuperar el crecimiento económico del que dependen. Un crecimiento que solo puede ahondar la destrucción ambiental 7, lo que genera mayores situaciones de estrés.

La opción menos mala

En conclusión, el colapso sistémico no está caracterizado por esta pandemia, sino por un conjunto de malfunciones que se realimentan en un sistema excesivamente complejo y sometido a estrés.

Este desmoronamiento sistémico va a conllevar sufrimiento social, puesto que no lo hemos preparado. Todas las opciones que tenemos por delante distan de ser óptimas 8, pero la que se articula alrededor de que la economía humana se integre de manera armónica con el resto de los ecosistemas (un metabolismo agroecológico), sea marcadamente local y decrezca muy sustancialmente en su consumo material y energético (y por lo tanto en su tamaño) es la menos mala para las mayorías sociales. Y lo es especialmente si se acompaña de medidas fuertes de redistribución de la riqueza y de autonomía social, que pasan necesariamente por una desmercantilización y desalarización 9 de la satisfacción de nuestras necesidades.

Notas:

  1. https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2020-04-28/entrevista-fernando-valladares-coronavirus-vacuna_2569143/
  2. https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/luis-gonzalez-reyes-lecciones-coronavirus-especie-humana
  3. https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/doctrina-shock-mercados-financieros-especulacion-crisis-climatica
  4. https://ctxt.es/es/20190403/Firmas/25368/green-new-deal-transicion-ecologica-smart-cities-luis-gonzalez-reyes.htm
  5. https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/covid-19-petroleo-virus-wall-street-estados-unidos-colapso-pico-mercados-financieros-decrecimiento
  6. http://crashoil.blogspot.com/2020/04/la-tormenta-negra.html
  7. https://www.eldiario.es/ultima-llamada/Plan_B_para_Europa-Decrecimiento_6_487211280.html
  8. https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/colapso-crisis-climatica-capitalismo-green-new-deal-decrecimiento-epoca-triajes
  9. http://rabida.uhu.es/dspace/handle/10272/17191

 




Comunicado de la Sección Sindical de la CGT en Nissan defendiendo una alternativa social, industrial y ambiental para las plantas




AHT Gelditu! Nafarroa: AHTAREN DIRUA OSASUNARENTZAT – EL DINERO DEL TAV PARA LA SANIDAD

AHTAREN DIRUA OSASUNARENTZAT – EL DINERO DEL TAV PARA LA SANIDAD




Apoyo económico a la fundación Sustrai Erakuntza

La Fundación Sustrai Erakuntza solicita tu colaboración económica, mediante donativos desinteresados. Puedes realizarlos a través de una domiciliación bancaria periódica, o ingresando tu aportación puntual en los números de cuenta de la fundación.

Acerca de Sustrai Erakuntza:

La Fundación Sustrai Erakuntza es una organización para la defensa del medio ambiente, que busca dar respuesta jurídico-técnica a los proyectos insostenibles que se realizan en Navarra.

Su trabajo se centra, por tanto, en el análisis de la información medioambiental, técnica y jurídica de los proyectos que afectan al territorio, y la búsqueda de soluciones a través del impulso de todo tipo de actuaciones, incluidas las legales. (Más información sobre nuestros objetivos).

Qué hacemos:

Recursos jurídicos ante planes y proyectos que atentan contra el territorio y el medio ambiente de Navarra, como el TAV, la incineración de residuos, las centrales térmicas, la sobre-explotación del agua, las grandes Líneas de Alta Tensión, minas y canteras…

Apoyo complementario a la defensa ambiental y territorial desarrollada por plataformas sociales, vecinales y pequeñas entidades locales, asesorándoles, coordinando su trabajo, creando redes y ofreciéndoles recursos.

Información actualizada de los proyectos en los que trabajamos, así como de otros que igualmente afectan al medio ambiente, mediante charlas, reuniones formativas, publicación de informes, divulgación en redes sociales, atención de consultas, comparecencias parlamentarias, participación en foros de debate, etc.

Qué hemos logrado en los Tribunales hasta ahora:

¿Y qué puedo hacer yo?

– Ampliar esta información en www.fundacionsustrai.org.

– Seguir a Sustrai en las redes sociales: Facebook, Twitter y Mastodon.eus.

– Preguntar lo que quieras a través de nuestro formulario de contacto.

– Aportar un donativo puntual, ingresándolo en cualquiera de estos números de cuenta:

– Hacerme donante habitual y desgravar en la declaración de la renta. Para ello, rellena esta ficha (archivo PDF, 118 Kb) con tus datos (usando el formulario incluido en el PDF, más información y ayuda). Después envía la ficha con tus datos al correo electrónico “sustrai (a) sustraierakuntza.org“, o (tras imprimirla) al apartado de correos nº 7 de Altsasu/Alsasua (31.800, Navarra).

¡Colabora con nosotr@s y desgrava en tu declaración de la renta!

La confidencialidad de tus datos personales nos preocupan. Te garantizamos su utilización exclusiva para los fines de la Fundación Sustrai Erakuntza.

¡Gracias!


Ayuda para rellenar el formulario de la ficha de donante de Sustrai y enviarlo

  • Abre el archivo PDF de la ficha en tu lector de PDFs favorito, haz click en cada uno de los cuadros del formulario de la parte inferior y escribe los datos que se piden.
  • Cuando termines de escribir todos los datos, trata de guardar el documento. Esto se hace de diferentes formas, en función del programa que estés utilizando:
  • La mayoría de los lectores de archivos PDF tienen una opción de guardar el documento, búscala en el menú “Archivo” (con el nombre “Guardar“, o “Guardar como…“). Si existe, trata de guardar el PDF en una carpeta fácil de encontrar. Lectores de PDF que tienen esta funcionalidad:
    1. Windows: Foxit Reader, PDF Exchange Viewer
    2. Mac OS X: la aplicación Preview que viene en el Mac parece que puede hacerlo.
    3. Linux: Evince (estándar en el escritorio Gnome), Okular (estándar en KDE)…
    4. Páginas web que permiten rellenar formularios PDF: www.pdfescape.com, www.fillanypdf.com (ten en cuenta que les envías datos personales…).
  • El Acrobat Reader de Adobe parece que tiene la opción de guardar el PDF desactivada en la versión gratuita del programa, y solo es posible acceder a ella en la versión de pago (Profesional). De este modo, en la versión gratuita parece que se puede rellenar el PDF y después imprimirlo, pero no guardarlo. En la versión de pago para guardarlo basta con ir al menú “Archivo” y pinchar en “Guardar como…”. Algunas versiones de estos programas también tienen la opción de mandar el formulario por correo electrónico directamente. Tienes mas información en las páginas de ayuda de Adobe: versión gratuita, versión profesional.
  • Si por cualquier causa no puedes guardar el formulario PDF, siempre te queda la opción de “imprimir” a un archivo PDF el formulario completado. Los sistemas operativos Linux y Mac OS X suelen tener esta opción activada por defecto en la configuración del sistema de impresión. En windows se puede conseguir fácilmente con programas como: PDFCreator. De este modo, tras completar el formulario basta con ir al menú “Archivo” / “Imprimir”, seleccionar la “Impresora de PDF” e imprimir, con lo que te pedirá el nombre del archivo y la carpeta donde lo guardarás.
  • Si por cualquiera de los métodos anteriores conseguiste un archivo PDF con tus datos rellenos, abre tu programa favorito de correo electrónico y envíanos un correo a: sustrai (a) sustraierakuntza.org, con el archivo PDF como adjunto. En caso contrario…
  • Siempre puedes imprimir el formulario rellenado en papel y enviarlo por correo postal (apartado de correos nº 7, 31.800, Altsasu/Alsasua, Navarra). O escanearlo y enviarlo al email anterior.
  • En ultima instancia, también nos puedes dar los datos anteriores escritos en el texto de tu correo electrónico. Pero repásalos para que no se te olvide ninguno.




Nuevo nº de Haizeak, sobre Emergencia Climática

El grupo de Acción Social de CGT/LKN-Nafarroa presenta un nuevo número de la revista Haizeak, esta vez dedicado a la Emergencia Climática, con artículos que abordan el problema desde distintos ángulos: consumo, trabajo, feminismo, migraciones….

Pincha en la imagen para acceder a la publicación:




27 de septiembre

A causa de una serie televisiva de moda, el desastre nuclear de Chernóbil ha vuelto a tomar alguna relevancia pública en nuestra sociedad. Décadas después, sabemos que la gestión de aquella tragedia que produjo gravísimos perjuicios humanos, sociales y medioambientales estuvo atravesada por la negación, la ocultación y las mentiras. Pues bien, todo apunta a que es idéntica la manera en la que nos están gestionando la actual crisis climática, si bien sus consecuencias pueden ser mucho mayores, de magnitudes superlativas.

Se podría decir que es la deriva del capitalismo la que nos ha traído hasta este punto de difícil retorno y en gran medida es así, pero no se puede obviar la manera en la que hemos participado y participamos de este voraz y destructor modelo. Hemos confundido progreso social con opulencia, bienestar con consumo. Hemos aceptado como si de necesidades se tratara todo lo que nos han ofrecido: coches, viajes, tecnología, grandes infraestructuras… Por ello, para que la búsqueda de un nuevo modelo económico y social tenga un mínimo de credibilidad, se hace necesaria una previa transformación personal y colectiva que sea nuestro mejor argumento a la hora de extender su defensa y de exigir las necesarias medidas a quienes más responsabilidad tienen. Y no nos estamos refiriendo, únicamente, a que debamos tomar mayor conciencia con el reciclaje o con la eficiencia energética de nuestros electrodomésticos, estamos hablando de poner en cuestión la piedra angular de nuestro tiempo, la idea de crecimiento económico constante.

Lo cierto es que nos encontramos en un momento clave, en el que todavía es posible ejercer algún tipo de presión sobre la senda a tomar respecto al afrontamiento del cambio climático, la escasez de recursos y el deterioro del medio. Una vez superada la fase de negación del problema, ya se nos están presentando falsas soluciones de la mano del llamado capitalismo verde que con toda su geoingeniería e introducción de tecnologías energéticamente más eficientes sólo pretende que la máquina no se detenga, que aumente el consumo, que crezca la economía en un mundo que no es capaz de soportar el actual ritmo de explotación del medio. Que la orquesta siga tocando mientras el barco se hunde y sigamos bailando al compás del réquiem más animado y colorido que en toda la historia se ha conocido. Por ello, el ecocapitalismo, cualquier forma de capitalismo, únicamente nos puede llevar al incremento de la catástrofe y no es sino la mera antesala del ecofascismo que ya podemos entrever a través de algunas de sus ya graves manifestaciones tempranas, tales como un criminal control de fronteras o el auge de partidos de extrema derecha.

El rechazo a sus malas soluciones tiene que venir acompañado de nuestras propuestas y de nuestra voluntad transformadora. Debemos mostrar un nivel de convicción en relación a nuestras exigencias y decir no al crecimiento y al desarrollismo asumiendo el decrecimiento y el antidesarrollismo. Vivir mejor con menos. Garantizar la cobertura de las necesidades de cuidados, salud o educación. Poner la vida en el centro como promulga el ecofeminismo. Para ello, necesitamos cambiar modos de vida, recuperar espacios colectivos, reavivar la participación social y generar solidaridad así como relaciones justas y respetuosas entre personas y comunidades a través del tiempo (quienes vendrán) y del espacio (quienes están en otras latitudes y/o en otras circunstancias). Esto supone un reto increíble pero sólo podemos abordarlo empezando a andar y algunos pasos ya se están dando. Por ello, tratando de impulsar el avance en esta senda, este artículo termina reproduciendo el último párrafo del manifiesto que se está difundiendo en torno a la Huelga mundial por el clima del próximo 27 de septiembre:

En defensa del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo, las personas y colectivos firmantes nos sumamos a la convocatoria internacional de Huelga mundial por el clima, una movilización que será, huelga estudiantil, huelga de consumo, movilizaciones en los centros de trabajo y en las calles, cierres en apoyo de la lucha climática,… e invitamos a la ciudadanía y al resto de actores sociales, ambientales y sindicales a secundar esta convocatoria y a sumarse a las distintas movilizaciones que sucederán el 27 de septiembre.”

 

CGT/LKN-Nafarroa




Comienza la semana de movilización por el clima. Larrialdi klimatikoa.




Sustrai Erakuntza: Las afecciones al medio ambiente de MAGNA aumentarían también con su nuevo proyecto en Zubiri/MAGNAren eragina ingurumenean handituko da Zubirin planta zabaltzeko proiektu berriarekin

Extraído de: https://fundacionsustrai.org/las-afecciones-al-medio-ambiente-de-magna-aumentarian-tambien-con-su-nuevo-proyecto-en-zubiri/

Como ya es conocido, la fundación Sustrai Erakuntza ha analizado los impactos que produciría un proyecto de minería a cielo abierto de magnesitas en la zona de Erdiz, cerca del alto de Artesiaga. Y ha constatado que la implantación de la nueva explotación tendría consecuencias desastrosas para el medio ambiente y la integridad de la Zona Especial de Conservación Monte Alduide. Pero los impactos de los nuevos proyectos de la empresa MAGNA no quedan ahí. Junto a lo anterior, la empresa también ha presentado un proyecto de ampliar la planta de tratamiento de mineral que tiene en Zubiri.

Para poner en contexto el conjunto de la operación proyectada, debemos de conocer los principales datos de esta empresa. Según la Autorización Ambiental Integrada otorgada por el Gobierno de Navarra, la empresa tiene una capacidad máxima de producción de 200.000 Tm anuales de productos derivados de la magnesita y 80.000 Tm de otros productos. Para ello precisa de un consumo anual de 4.500.000 m3 de agua, que los toma del río Arga que pasa junto a la factoría, y de 400.000 Tm anuales de mineral proveniente de las explotaciones mineras a cielo abierto de Eugi y Borobía (Soria). Para poder procesar el mineral realiza unos consumos energéticos anuales de 40.000 Tm de coque de petróleo, 4.500.000 m3 de gas natural, 20.000 Mw de electricidad y 350 Tm de gasoil.

Según la documentación presentada para ampliar la planta, que hemos analizado someramente, con el nuevo proyecto la empresa podría aumentar su capacidad de producción anual en 70.000 Tm.

Con la producción que realiza actualmente, la empresa de Zubiri ya es la mas contaminante del aire en Navarra, tal y como denunció Ekologistak Martxan Nafarroa en 2016. En dicho año MAGNA fue la empresa de Navarra que más dióxido de azufre (SO2) emitió a la atmósfera y la segunda en emisión de dióxido de nitrógeno (NO2), según datos de las emisiones declaradas al Registro PRTR-España. En cuanto a emisiones de CO2, las empresas que mas emisiones realizan en Navarra son las centrales térmicas de Castejón, Cementos Portland de Olazti, y MAGNA de Zubiri, que en 2017 fue responsable de la emisión de 275.501 Tm, tal y como informaba Diario de Navarra con datos del Gobierno de Navarra.

En estas condiciones nos encontramos con que MAGNA puso a exposición pública su proyecto de extraer magnesitas en la zona de Artesiaga, en las mismas fechas en las que el Gobierno de Navarra informaba de que había declarado de interés foral la inversión para ampliar su planta. Y pocos días después el gobierno nos hacía llegar notificación para presentar alegaciones a dicha ampliación. Este nuevo proyecto consiste en la instalación de un nuevo horno para el procesamiento del mineral, y constituiría una nueva linea de producción en la empresa.

Nos encontramos, por tanto, una vez mas en la tesitura de tener que hacer frente a unas peticiones de participación pública realizadas por el Gobierno de Navarra en pleno periodo vacacional. En esta ocasión agravado por la concurrencia de los dos procesos en prácticamente las mismas fechas, y con la complejidad inherente a cuestiones técnicas de calado.

Además, el proyecto de ampliación de la planta de Zubiri viene avalado previamente por el Gobierno Foral. El análisis del impacto ambiental de los proyectos es el proceso por el cual se comprueba de una manera neutral la utilidad de un nuevo proyecto y su compatibilidad con el medio ambiente y la sociedad que lo rodea. Sin embargo, en este caso ese análisis nace completamente viciado, dado que el Gobierno de Navarra ya lo ha declarado “de interés foral”.

De este modo, nos encontramos con un proceso de participación pública completamente viciado por varias condicionantes que dificultan que la población pueda participar en condiciones de transparencia y neutralidad. Pero es que además el propio proyecto de ampliación de la planta nace completamente relacionado con el otro proyecto de realizar una nueva explotación minera a cielo abierto en Erdiz. Parece evidente que el promotor espera conseguir que la nueva línea de producción se encuentre en funcionamiento para el momento en que consiguiera la autorización para extraer material en la zona de Artesiaga. La empresa quiere aumentar su producción, y para ello le es imprescindible la magnesita que pueda extraer de Erdiz.

Sin embargo, tal y como hemos anunciado recientemente, consideramos que el proyecto minero de Erdiz no puede realizarse, dado que se sitúa en una zona en el que este tipo de actividades no son compatibles con su pretendida conservación. En nuestra web hemos publicado además un reportaje fotográfico de la zona, con indicaciones de como se vería afectada por la explotación, y donde se puede apreciar claramente los graves impactos que produciría.

Viendo la imposibilidad del nuevo proyecto minero de Erdiz, creemos que la ampliación de la planta de Zubiri es poco viable, y por lo tanto se debe de rechazar el proyecto de MAGNA.

Pero en el fondo existen razones mas poderosas aun para la oposición a este nuevo proyecto. Como se ha comentado al principio, la empresa consume una cantidad ingente de combustibles fósiles para realizar su producción (coque de petróleo y gas natural, principalmente). Y añadir un nuevo horno en la empresa llevará inexorablemente a un aumento significativo de estos consumos.

Hay que tener en cuenta que, como se ha comentado, esta empresa es actualmente la mas contaminante de la atmósfera navarra en gases como óxidos de azufre y nitrógeno, y una de las mas contaminantes en la emisión de CO2, gas principal en el proceso de Cambio Climático. En estas condiciones, la ampliación de la planta con un nuevo horno producirá un aumento en el consumo energético, y por lo tanto un aumento en la emisión de contaminantes a la atmósfera. Y es significativo el hecho de que la documentación presentada para este nuevo proyecto no haya analizado en ningún momento su contribución al cambio climático, algo de obligada realización según la ley 21/2013, de Evaluación de Impacto Ambiental, en la que se basa.

Además, tanto en la documentación de la empresa como en la noticia del gobierno se hace mención al aumento de los puestos de trabajo que la ampliación de la planta traería. Consideramos que no se puede permitir el chantaje que supone el uso de estos argumentos para justificar este tipo de proyectos. El empleo y la defensa del medio ambiente no son aspectos contrarios. Lo que si es contrapuesto es la codicia de las grandes multinacionales frente a la defensa del medio ambiente y el empleo sostenibles. El verdadero “Interés Foral” que debería declarar el Gobierno de Navarra deberían ser las políticas destinadas a crear y repartir empleo, teniendo en cuenta los condicionantes del Cambio Climático y del necesario cambio de modelo energético.

Vemos, por lo tanto, que las intenciones de MAGNA de extraer magnesita de la ZEC Monte Alduide se enmarcan en un contexto de una pretendida ampliación de su producción. En estas condiciones, creemos que la suma de los dos proyectos que ha presentado pueden convertirse en unos de los mas destructores del medio ambiente y el equilibrio climático de los que se pretenden efectuar en Navarra. En las condiciones en las que nos encontramos, de emergencia climática y destrucción rampante de los espacios naturales, proyectos como estos no tienen lugar, y van en dirección contraria a lo que deberían. La fundación Sustrai Erakuntza anima a la sociedad navarra a que muestre su disconformidad con estos proyectos y trabaje a favor de alternativas mas justas. Porque la sostenibilidad ambiental y social de nuestra comunidad se encuentra en juego.

————————————————–

Jatorrizko iturria: https://sustraierakuntza.org/magnaren-eragina-ingurumenean-handituko-da-zubirin-planta-zabaltzeko-proiektu-berriarekin/

Ezaguna denez, Sustrai Erakuntzak aztertu berri du aire zabaleko magnesita-meategiaren eragina Erdizen, Artesiagatik gertu. Proiektu honen ondorioz, ingurumena larriki kalteturik suertatuko da, eta Monte Alduide Kontserbazio Bereziko Eremua kolokan geratu. Hala ere, MAGNA enpresaren proiektu berrien eragin latzak ez dira hemen bukatzen. Erdizen egin nahi dutenaz gain, enpresak beste proiektu bat aurkeztu du Zubirin, hor duten minerala tratatzeko planta handitzeko asmoz.

Operazio honen testuingurua behar bezala ulertzeko, komeni da enpresa honen hainbat datu ezagutzea. Nafarroako Gobernuak emandako Ingurumen-Baimen Integratuaren arabera, enpresak urtero gehienez 200.000 tona magnesitatik eratorritako produktu ekoitz ditzake, eta bestelako produktuetako 80.000 tona. Horretarako, urtero 4.500.000 metro kubiko ur behar ditu, Zubiriko faktoriaren ondotik pasatzen den Arga ibaitik hartzen dituenak; horrekin batera, Eugi eta Borobíako (Soria) aire zabaleko meatzetan eskuratzen dituen 400.000 tona mineral ere erabiltzen ditu. Minerala prozesatu ahal izateko, 40.000 tona petrolio-koke, 4.500.000 metro kubiko gas natural, 20.000 Mw elektrizitate eta 350 tona gasoil kontsumitzen ditu.

Azken egunotan gainetik aztertu dugun planta zabaltzeko dokumentazioan, enpresak urteko ekoizpena 70.000 tona gehiago handitu nahi du.

Egungo ekoizpenarekin, Zubiriko enpresa da Nafarroan airea gehien kutsatzen duena, Nafarroako Ekologistak Martxan-ek salatu bezala 2016an. Urte hartan, MAGNA izan zen sufre dioxido (SO2) gehien isuri zuena Nafarroan, eta bigarrena nitrogeno dioxidoa (NO2) igortzean, PRTR-España Erregistroan jasotako isurien datuen arabera. CO2-ri dagokionez, Nafarroan gehien isurtzen duten enpresak ondokoak dira: Castejongo zentral termikoak, Olaztiko Portland eta Zubiriko MAGNA. Azken honek, 2017an, 275.501 tona isuri zituen, Diario de Navarrak informatzen zuen bezala Nafarroako Gobernuaren datuak erabiliz.

Gauzak horrela, MAGNA enpresak Artesiagan magnesita ateratzeko proiektua jende aurrean jarri zuen egunetan, Nafarroako Gobernuak, bere aldetik, Zubiriko planta zabaltzeko inbertsioa foru intereseko izendatu zuen. Eta egun batzuk geroxeago, hori jakinarazi zitzaigun alegazioak egin ahal izateko zabaltze proiektu honi. Proiektu berri honekin, minerala prozesatzeko labe berri bat eraiki nahi dute, enpresan ekoizpen-linea berri bat horrela irekiz.

Beste behin ere, Nafarroako Gobernuak parte hartze publikoari trabak jartzen dizkio. Alde batetik, kontsultak uda betean zabaltzen ditu. Beste aldetik, bi prozesu aldi berean martxan jartzen ditu, zailago eginez berez teknikoki konplexuak diren gaiak aztertzeko lanak.

Aurrekoa gutxi ez balitz, Zubiriko planta zabaltzeko proiektuak Nafarroako Gobernuaren oniritzia dauka. Teorian, edozein proiekturen ingurumen-eraginaren azterketa neutrala izan beharko litzateke, ikusteko bateragarria ote den ingurumenarekin eta giza-jarduerekin. Hala ere, kasu honetan, egin beharreko ingurumen-eraginaren ebaluazioa hastapenetatik erabat desitxuratuta eta baldintzatuta dago, Nafarroako Gobernuak aldez aurretik proiektuari oniritzia eman eta “foru intereseko” izendatu duelako.

Beraz, proiektu hauen aurrean, parte hartze publikoa goitik behera baldintzatua eta biziatua dago, eta herritarrok ez dugu inolako bermerik prozesu garden eta neutral bat izateko. Gainera, Zubiriko planta zabaltzeko proiektua estuki lotuta dago Erdizen ireki nahi duten magnesita-harrobiarekin. Beraz, agerikoa da enpresaren asmoa, Artesiagan materiala ateratzeko baimena lortzerako, lehenbaitlehen martxan jartzea Zubiriko produkzio-linea. Horrela argi dago enpresak handitu nahi duela bere ekoizpena, eta horretarako Erdizeko magnesita behar duela.

Hala ere, eta duela gutxi salatu dugun moduan, uste dugu Erdizeko meategia ezin dela ireki, holako jarduerak bat egiten ez baitu bere kontserbazioarekin. Gure web orrialdean, argazki erreportaje bat atera dugu ikustarazteko ustiapen honek ekarriko lituzkeen ondorio larriak.

Erdizen harrobi-proiektua egitea ezinezkoa bada, Zubiriko plantaren zabaltzea ez da bideragarria. Beraz, MAGNAren proiektua bertan behera uztea eskatu egin behar da.

Baina badira arrazoi sakonagoak proiektu honi ezetz esateko. Lehenago esan bezala, enpresak sekulako erregai fosil kontsumitu egiten du (petrolio-kokea eta gas naturala bereziki). Labe berri bat jarriz gero, kontsumoa halabeharrez handiagotuko da.

Kontuan hartu behar da enpresa hau kutsatzaileenetariko bat dela Nafarroan, sufre eta nitrogeno dioxidoan, eta Aldaketa Klimatikoan hainbeste eragiten duen CO2an, lehen esan dugun bezala. Baldintza hauetan, planta berriak kontsumo energetikoa areagotu eta kutsatzaileen emisioa handitzea ekarriko luke. Oso esanguratsua da enpresak aurkeztutako proiektuaren dokumentazioan aipamenik ez egitea aldaketa klimatikoan eduki dezakeen eraginari, erabat derrigorrezkoa dena 21/2013 legean, ingurumen-ebaluazioari buruzkoan.

Are gehiago. Ez dago onartzerik enpresak eta Nafarroako Gobernuak enplegua erabiltzea txantaje moduan holako proiektuak justifikatu ahal izateko. Enplegua eta ingurumenaren defentsa ez daude elkarren aurka, askotan planteatzen duten moduan; aitzitik, elkarren aurka daude multinazionalen diru-gosea edozein bide erabilita eta ingurumena eta enplegu sostengarria defendatzen dugunon artean. Nafarroako Gobernuak egiazko “foru interesa” izan beharko luke ahalik eta lasterren neurriak hartzeko enplegua banatu eta sortzeko, aldaketa klimatikoa eta eredu energetikoaren aldaketa kontuan hartuta.

Bistan da MAGNAren asmoa, Monte Alduide Kontserbazio Bereziko Eremutik magnesita ateratzeko, lotuta dagoela haren ekoizpena handitzeko intentzioarekin. Bi proiektu hauekin aurrera eramanez gero, Nafarroan hurrengo urteotan ingurumenari eta oreka klimatikoari egin litezkeen erasorik gogorrenak izanen lirateke. Gaur egun bizi dugun testuinguruan, non larrialdi klimatikoa eta baldintza sozioekonomikoak okertzen ari diren, holako proiektuek ez dute tokirik, eta okerreko norabidetik eramaten gaituzte. Bada garaia ingurumenari erasoak gelditu eta aldaketa klimatikoak eskatzen duen trantsizio soziala eta enplegu duina sortzeko. Sustrai Erakuntzak dei egiten die Nafarroako herritarrei proiektu txikitzaile hauen kontra jarri eta alternatiba justuagoen alde aritzeko. Ez dago denbora galtzerik.