Maiatzaren lehenerako agerraldi publikorako baimena bertan behera uztea salatzen dugu/Denunciamos la denegación de permiso para un acto público el 1º de mayo

ESK, CGT, SOLIDARI eta STEILAK sindikatuok maiatzaren lehenengoa dela eta egin beharreko agerraldi publikorako baimena bertan behera uztea salatzen dugu.

Ohikoa den bezala ESK, CGT, SOLIDARI eta STEILAS maiatzak 1 elkarrekin ospatzen dugu. Bateratasun hau urteetan zehar mantendu dugu beste eragile sozial eta sindikalekin bat eginez, gure ezberdintasun guztien gainetik, klase elkartasuna eta sindikatu bezala batzen gaituena jarriz.

Maiatzaren 1 honetan, beste behin ere, lau sindikatuok lanean ari gara bateratasun hau agerian usteko eta bizi ari garen egoerak bere mugak dituela jakinda. Agerian da maiatzaren lehenengo honetan ezinezkoa izango dela ohiko mobilizazioak egitea eta hauek hasieratik baztertu genituen. Hala ere gure ustez osasun-alerta honek ezin du suposatu oinarrizko eskubideak galarazi ezta langileei ahoa estaltzea.

Ulertuz bizi dugun egoera zaila dela, ESK, CGT, SOLIDARI eta STEILAS sindikatuok Nafarroako Gobernu Ordezkaritzari apirilaren 10ean baimena eskatu genion maiatzaren batean agerraldi publiko bat egiteko Baratxurien plazara (hau maiatzaren 1ean gure bilkura-leku delarik). Agerraldi honetan arduragatik 6 pertsona gehiengoz  egongo ziren, gizarte distantzia mantenduz eta gure eskura dauden neurri guztiak erabiliz. Denboraldi honetan, eskaera egin zenetik, Gobernu Ordezkaritzarekin harremanetan izan gara eta apirilaren 27an eskaera ukatu egin digute.

ESK, CGT, SOLIDARI eta STEILAS sindikatuok erabaki honek oinarrizko eskubideen urratzea dela uste dugu. Are gehiago kontutan izanik sindikalista lehenengo Dekretuak argitaratu zirenetik oinarrizko zerbitzu bat bezala izan denean. Onartezin iruditzen zaigu erabaki hau batez ere kontutan izanik langileak behartzen dituztela haien lantokietara joatea oinarrizkoak ez diren lanak egitera, kapitalaren mesedetan haien osasuna eta ingurukoena arriskuan jarriz. Honi gehitu behar zaio apirilaren 26an haurrak ordu batez kalera atera daitezkela heldu batez lagundutak eta maiatzaren 2tik aurrera kirola egitera atera ahalko garela guztiok. Bistakoa da beraz agintarien kezka ez dela birusaren hedapena baizik eta sistema hiltzaile honen kontrako mezuaren hedapena.

Era bateko neurri gabeko eta onartezina den ebazpen honen aurrean ESK, CGT, SOLIDARI eta STEILAS sindikatuok beharrezkoak diren neurri judizial guztiak hartuko ditugu bidegabekeri honi aurre egiteko.

—————————

Los sindicatos ESK, CGT, SOLIDARI y STEILAS denunciamos la denegación de permiso para realizar una aparición pública con motivo del 1º de mayo.

Como es habitual ESK, CGT, SOLIDARI y STEILAS celebramos de manera conjunta el 1º de mayo. Una unidad de acción que hemos mantenido, junto con otros agentes sociales y sindicales, por encima de las diferencias que podamos tener anteponiendo siempre la solidaridad de clase y lo que como sindicatos nos une a lo que nos pueda separar.

Este 1º de mayo, una vez más, los cuatro sindicatos estamos trabajando para escenificar esta unidad de acción siendo muy conscientes de que la situación que estamos atravesando hace que esto pueda tener sus limitaciones. Es más que evidente que este 1º de mayo va a ser del todo imposible llevar a cabo ninguna movilización con esquemas anteriores y esto es algo que hemos descartado desde el principio, sin embargo creemos que esta alerta sanitaria no puede impedir derechos fundamentales ni amordazar aún más a las trabajadoras y trabajadores.

Entendiendo que la situación que estamos atravesando es complicada ESK, CGT, SOLIDARI y STEILAS solicitó a la Delegación Del Gobierno en Nafarroa a fecha de 10 de abril permiso para realizar un acto simbólico en la Plaza de los ajos (punto habitual de reunión para nosotras el 1 de mayo). Acto al cual por responsabilidad y sentido común, solo acudirían un máximo de 6 personas, respetando la distancia social y haciendo uso de todas las medidas de seguridad a nuestro alcance. Durante este periodo, desde que se formalizase la solicitud, se ha estado en contacto con Delegación del Gobierno y a fecha de 27 de abril ha sido denegada dicha solicitud.

ESK, CGT, SOLIDARI y STEILAS queremos denunciar lo que entendemos es una clara vulneración de los derechos fundamentales más si cabe cuando las y los sindicalistas somos y hemos sido consideradas desde que se hiciera público el primer RD del Gobierno de Madrid servicio esencial. Especialmente inaceptable nos resulta esta resolución cuando trabajadoras y trabajadores están siendo obligados a acudir a sus centros de trabajo a realizar trabajos no esenciales para sostener el capital poniendo en riesgo su vida y la de todas y todos. A esto hay que añadir que desde el 26 de abril las niñas y niños pueden salir durante una hora a las calles acompañadas por una persona adulta y que está previsto que el día 2 de mayo se pueda salir a hacer ejercicio a las calles durante un tiempo limitado. Es evidente por lo tanto que lo que lo que realmente les preocupa  a las autoridades no es tanto la propagación del virus como la propagación de mensajes que cuestionen este sistema criminal.

Ante esta resolución a todas luces desproporcionada e inaceptable ESK, CGT, SOLIDARI y STEILAS tomaremos las medidas judiciales oportunas para denunciar este atropello.




Martes al Sol: 7 años del derrumbe del Rana Plaza, en Bangladesh

Extraído de: https://martesalsol.wordpress.com/2020/04/22/bangladesh/

Se cumplen 7 años del derrumbe del edificio Rana Plaza, en Bangladesh. Murieron 1134 personas, en su mayoría mujeres, que trabajaban en la industria textil para grandes marcas del sector.

Cada año, desde entonces, en torno al 24 de abril, los martes al sol hemos recordado y denunciado en la calle esta tragedia que de ningún modo puede considerarse un accidente sino el resultado de las criminales condiciones en las que deben trabajar miles de mujeres empobrecidas en los países del Sur.

A día de hoy, según dice el informe “Salarios Dignos 2019” de la Campaña Ropa Limpia, “ninguna marca de ropa importante puede demostrar que las trabajadoras que fabrican su ropa en Asia, África, América Central o Europa del Este perciben un pago suficiente para escapar de la explotación de la pobreza.”

Esto es, tratan de evitar las situaciones insoportablemente crudas, pero manteniendo el modelo a la búsqueda del mayor beneficio:

sobreexplotación allá

hiperconsumo  aquí

En este contexto surge la pandemia de Covid-19 y Amancio Ortega ha debido pensar que es momento, inmejorable, para llevar a cabo operaciones de marketing empresarial que mejoren su imagen y la de su marca.

No hace falta ser un@ lince para ver que su presunta disposición “filántrópica” para aliviar la crisis sanitaria no puede ocultar sus desmanes en los terrenos fiscal o laboral.

Tampoco su benefactora influencia parece alcanzar tierras tan lejanas como Myanmar, donde la factoría Myan Mode, que trabaja para marcas como Zara y Mango, está usando la excusa del coronavirus para despedir a las trabajadoras afiliadas al sindicato Myan Mode Union.

El motivo, oponerse a las horas extraordinarias cuando se comenzó a percibir la amenaza del virus en la factoría, en la cual no hay suficientes medidas de protección, no se respetan las distancias de seguridad ni existen las condiciones higiénicas adecuadas.

Lo cierto es que el capitalismo trata y tratará de buscar en cualquier terreno oportunidades de negocio, sin importarle el grado de mezquindad  de sus actuaciones

Es necesario, vital, combatir este modelo:

  • No participando de él
  • fomentando y exigiendo unas relaciones económicas y laborales justas
  • Denunciando estas prácticas empresariales intolerables.
  • Haciendo pagar un precio político a quienes desde los espacios de poder político y mediático protegen y ensalzan a las grandes fortunas, generalizando la denuncia social .

Este año el coronavirus nos deja en casa pero no nos aboca al olvido.




STOP al trabajo no esencial/beharrezkoa ez den lanari

El Gobierno va a permitir que se reanude la actividad económica NO esencial en los próximos días. Con ello pone de manifiesto que su preocupación no es la salud, sino el mercado. La forma de parar la curva es parando la producción. Por eso reclamamos que no se reinicie ninguna actividad NO esencial.

La seguridad y la salud de las personas trabajadoras y la sociedad en general deben estar siempre por delante de los intereses económicos de las grandes fortunas y mercados.

¡Pongamos la vida en el centro!

#osasunaVSkapital

#saludVScapital




No es coronavirus, es capitalismo

Hubo un poeta que trabajó en un matadero. Nunca se duchaba al salir de la fábrica. Olía a sudor y sangre. El sudor se perdía pero el olor a sangre cobraba fuerza. Cuando subía al autobús con las almas de todos los animales muertos que viajaban con él, las cabezas volteaban discretamente, la gente se levantaba y se alejaba de él.Hubo un poeta que trabajó en un matadero. Nunca se duchaba al salir de la fábrica. Olía a sudor y sangre. El sudor se perdía pero el olor a sangre cobraba fuerza. Cuando subía al autobús con las almas de todos los animales muertos que viajaban con él, las cabezas volteaban discretamente, la gente se levantaba y se alejaba de él.

Pero él quería oler a sangre, porque degollar a los animales y lavarse las manos le era impropio, tan impropio como lo es privatizar la sanidad, recortar y lavarse las manos.

“Si paseáis por las avenidas de la muerte, lavaros las manos”, nos dicen, “que los hospitales huelen a sangre y los vertederos se llenan de tumbas”.

Como este virus no entiende de clases, nuestro confinamiento, sobreexposición laboral, no son por nosotras y nosotros. Es por quienes nos roban protegidos con guantes blancos, por quienes se lavaron las manos. 

Cuando los cuerpos armados dejen de amenazarnos al final de este encierro, vamos a dejar de portarnos bien con el capitalismo, el genocida más respetado del mundo, el big data que no para de observarnos y controlarnos, se acabó, vamos a salir a la calle en masa para desparasitar a esta sociedad, para que devuelvan lo robado al bien común, nos llevaremos las rosas de las avenidas de la muerte, para que se repartan por todos los rincones del mundo, entre las personas más desposeídas, construyendo una red global de apoyo mutuo para recuperar un planeta al que el subdesarrollo le devuelva la vida.

Goio González, afiliado a CGT-LKN Nafarroa




Coronavirus: todo lo que nos jugamos

A nadie se nos escapa que asistimos a un escenario de enorme gravedad a nivel sanitario. Muchas personas están padeciendo a causa del Covid-19. En primer lugar las personas enfermas y las que han  muerto. También las que pierden a sus seres queridos en un contexto en el que ni siquiera el duelo se puede llevar a cabo de una forma digna. Quienes soportan el confinamiento, sobre todo la infancia. Por supuesto, quienes se ven en una situación de ERTE, quienes dejan de percibir su salario por trabajar en la economía sumergida a causa de no tener papeles, quienes viven en prisión, en un CIE, en una residencia de mayores,…

    Sabemos que esta crisis está generando una gran incertidumbre, incluso en las élites, dentro de las cuales estamos viendo improvisación y diferencias en las estrategias a seguir. Posiblemente todo cambie a partir de ahora, la clave está en qué sentido y en qué grado. En los primeros días del actual escenario los movimientos y organizaciones sociales y sindicales tuvimos que suspender abruptamente nuestra agenda, campañas y movilizaciones, abandonando forzadamente todas nuestras prioridades. No obstante, dentro del mundo del trabajo se dio la capacidad de responder de forma temprana ante las primeras agresiones pues la industria, cuando toda la ciudadanía era llamada a quedarse en casa, no contemplaba para nada la paralización de la actividad. El hecho de que en empresas como VW-Navarra o TRW se lograra el cierre resultó de gran importancia a la hora de ejercer un efecto contagio a otras fábricas en la defensa de la salud de las plantillas y del conjunto de la sociedad. Con el paso de los días, la evidencia se ha impuesto y el Gobierno ha decretado el cese de la actividad no esencial.

    De forma paralela, a nivel social, se comenzaron a generar alternativas discursivas y de acción como las redes de apoyo vecinal, la oposición al lavado de cara del ejército, las respuestas antirracistas, la exigencia de garantizar el derecho a la vivienda o las incipientes coordinaciones de colectivos para afrontar las previsibles amenazas sociales que se ciernen de una crisis económica inminente.

    Con esto queremos decir que cada decisión y cada toma de postura que vayamos tomando va a condicionar el escenario del día siguiente. Conocemos los riesgos: profundización del autoritarismo y el control social, paro y precariedad, desahucios, una política de fronteras aún más criminal, extensión de la xenofobia, aumento de las diferencias sociales, feminización de la pobreza, sometimiento a los mercados,… Por ello, debemos anteponer nuestras prioridades, venciendo el aturdimiento y haciendo valer alternativas: revalorización de lo público, necesidad de poner la vida y los cuidados en el centro, necesidad de redes humanas frente al individualismo y la desconfianza, reparto de los trabajos, redistribución de los recursos y freno a un modelo desarrollista insostenible que provoca una crisis (ecológica/económica/sanitaria/bélica…), detrás de otra.

    Por ello, es necesario salir de la burbuja en la que nos vienen encerrando. La gravedad del momento no justifica que ignoremos todo lo que está pasando en el mundo. El exceso de información focalizada en el coronavirus y la hiperconectividad digital a la que sucumbimos nos lleva directamente a la desinformación más absoluta. ¿Sabemos algo sobre cómo se agrava la situación en los campos de personas refugiadas?, ¿Qué pasó con las guerras, hambrunas, vulneraciones de derechos humanos,…? Todo ello, además de indolentes, nos hace vulnerables y manipulables.

    Terminaremos diciendo que no es posible ni deseable recuperar la normalidad pre-coronavirus. Si no somos capaces de generar una alternativa al discurso oficial, de tejer una respuesta postpandemia que dé una respuesta colectiva orientada hacia la justicia y que profundice en el igualitarismo y la libertad, obtendremos exactamente lo contrario: incremento de la desigualdad, autoritarismo y control social. Por tanto, debemos abandonar protagonismos estériles, priorizar objetivos y hacerlos “compartibles”.

Maura Rodrigo Alcalá

Secretaria General de CGT/LKN de Nafarroa

   




AHT Gelditu! Nafarroa: AHTAREN DIRUA OSASUNARENTZAT – EL DINERO DEL TAV PARA LA SANIDAD

AHTAREN DIRUA OSASUNARENTZAT – EL DINERO DEL TAV PARA LA SANIDAD




Plataforma Navarra de Salud/Nafarroako Osasun Plataforma: Consideraciones ante la pandemia de Covid-19

 

Ante los excepcionales momentos que vivimos debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19, desde la Plataforma Navarra de Salud, siendo conscientes de que la complejidad de la situación hace difícil su análisis completo, queremos hacer algunas consideraciones:

1- Se está evidenciando la necesidad y la suerte que tenemos como sociedad de contar con una sanidad pública universal de calidad, algo que deberemos seguir recordando una vez esta crisis pase. Ni los seguros privados de salud ni las clínicas privadas están siendo ni van a ser herramientas útiles para una situación en la que no hay oportunidad de lucro. Respecto a este aspecto, debemos denunciar que si bien se han tomado con firmeza medidas oportunas que restringen libertades individuales para garantizar el confinamiento, no parece que exista la misma determinación para tomar las riendas de los recursos sanitarios privados ni  para la razonable paralización de la actividad económica no esencial.

2- Se evidencia, de igual manera, que las medidas de salud pública, la Atención Primaria y la toma de conciencia de la población en el sostenimiento de la salud colectiva resultan esenciales, la herramienta más poderosa que tenemos en este momento contra el coronavirus. Se están llevando a cabo potentes campañas de salud pública, con una fuerte complicidad social. Esta sería una dinámica a mantener en el tiempo no para afrontar una problemática concreta como la actual sino en beneficio de una mejor salud de la población, una salud menos medicalizada, más consciente e informada.

3- En lo que se refiere al mundo del trabajo, siempre hemos defendido que la salud esté por encima de los intereses de aumento del beneficio empresarial por lo que hemos denunciado el papel de las Mutuas patronales. Ahora, vemos que por ahora el Gobierno y muchas empresas siguen priorizando el mantenimiento de la actividad a la protección de la salud y la vida de las plantillas, algo que debemos rechazar como sociedad. Las mutuas parecen estar ausentes en esta guerra contra el coronavirus. La responsabilidad de que esto ocurra es de la Seguridad Social y del Gobierno, incapaces de proceder a integrar las mutuas en el Sistema Público de Salud para más allá de realizar sus tareas de atención a personas accidentadas o enfermadas por el trabajo, ponerlas a hacer prevención superando el actual sistema preventivo privado y ajeno a las empresas que está mostrando su tremenda debilidad.

4- Respecto a los colectivos más vulnerables:

Ancianas y ancianos: por una parte se ha podido constatar el gran papel social que ejercen en los cuidados y las consecuencias sociales al no poder confiarles en estos momentos el cuidado de niñas y niños. Por otra parte, se está viendo a las claras la precariedad laboral y de medios que se da en los centros socio-sanitarios en los que las personas mayores pasan sus últimos años de vida. Estos dos hechos muestran la gran carencia de recursos para atender las edades más tempranas y la inadecuación de la privatización de los cuidados de las edades más avanzadas de la vida.

Migrantes: tras años de reclamar una sanidad para todos y todas, sin exclusiones, nos abochorna ver cómo ahora se cuenta con personas migrantes a las que no se ha dado posibilidad de convalidar sus títulos, anunciando además que una vez pasada la crisis sus títulos volverán a no servir.

Personas presas y CIES: recordemos que recientemente en la cárcel de Pamplona han pasado un tiempo sin asistencia médica, lo que no es sino un ejemplo de la vulnerabilidad de estas personas en lo que a su salud se refiere. Ya es momento de que el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea asuma también la atención a la salud en la cárcel. Mención aparte se merecen los centros de internamiento para extranjeros en los que se da hacinamiento y reclusión injustificada.

5- Respecto al papel del ejército simplemente decir que no podemos permitir que se aproveche esta situación de miedo para hacer valer uno de los pilares del estado más cuestionado socialmente, el ejército. Las simbólicas acciones que propagandísticamente están llevando a cabo no justifican el despilfarro económico destinado a gastos militares. Todo ese dinero se debe destinar a gasto social. No necesitamos escopetas en esta crisis, para desinfectar edificios y calles no hace falta saber desfilar.

6- Sobre el cuestionamiento de grupos étnicos y naciones sobre su responsabilidad en la extensión de la enfermedad, queremos manifestar nuestra más enérgica repulsa. No podemos permitir la injustificada búsqueda de chivos expiatorios cuando lo que debemos hacer es reflexionar sobre la insostenible manera en la que hemos permitido que funcione un mundo globalizado en el que es posible que en el período de tres meses un contagio local se pueda extender por todo el mundo. Si no cambiamos, de mano del cambio climático, ésta no será la última crisis sanitaria global que vivamos.

Creemos que en los actuales tiempos debemos redoblar nuestros intentos de reflexionar y de mantener una mirada crítica a la vez que constructiva pues sabemos que el aturdimiento puede ser aprovechado por las élites, quienes no piensan sino en sus intereses particulares. Por eso hemos querido compartir nuestro análisis y animamos a toda la sociedad a defender la necesidad de poner la vida en el centro de las políticas sobre cualquier otro aspecto.

                   Nafarroako Osasun Plataforma /Plataforma Navarra de Salud




La salud y la vida es lo único importante. Cierre total de las actividades no esenciales ¡Ya!

El virus Covid-16 ya ha acabado con la vida de 1350 personas (datos del sábado 21) en nuestro país. Mientras tanto, los datos de Italia, donde ya se superan los 4000 fallecimientos, y que en la jornada del día 19 tuvo que asistir a su momento más dramático (más de 600 fallecimientos por coronavirus en un solo día) nos alertan de que podemos sufrir una situación similar, o incluso peor, si no se adoptan medidas más contundentes con carácter inmediato para paralizar los contagios por parte de las instituciones.

La salud y la vida de millones de personas en todo el mundo se encuentra en riesgo. Los gobiernos están en la obligación de garantizar y priorizar la vida y su sostenibilidad, y esta sostenibilidad de la vida no pasa precisamente por inyectar miles de millones a la economía capitalista, sino que pasa por garantizar a toda la población trabajadora, al igual que a las personas excluidas, pobres y desahuciadas, una renta básica que cubra todas sus necesidades vitales.

Demandamos y exigimos que la actividad de todos los sectores productivos, financieros y de distribución, que no son esenciales para la vida como la salud de las personas y su bienestar en el confinamiento sanitario, sea paralizada de inmediato.

Millones de trabajadores y trabajadoras siguen siendo obligados y obligadas a asistir a sus puestos de trabajo, con la única finalidad de “asegurar el beneficio y la rentabilidad de las empresas”, a costa de producir mercancías absolutamente innecesarias en estos momentos y a costa de la salud de las personas trabajadoras.

Os informamos de que, en virtud de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (art. 21) tenemos derecho a negarnos a trabajar en todas aquellas actividades que no son esenciales, para preservar nuestra salud y la del colectivo social. Desde la CGT, también al amparo de dicho artículo, hemos ordenado la paralización de actividad en muchos centros de trabajo por riesgo grave e inminente, pero la actuación de la inspección de trabajo ha sido preocupantemente dispar ante situaciones idénticas.

Las empresas de servicios esenciales, agua, gas, electricidad, transportes públicos, sanidad, dependencia y abastecimiento alimentario, con plantillas suficientes, turnos de trabajo rotativos y medidas de protección adecuadas, son quienes garantizan nuestra salud, su salud y la vida de todo el colectivo social.

Es especialmente dramático lo que está ocurriendo en relación a la residencias de personas dependientes, las personas en exclusión social, sin medios sanitarios y recursos humanos, cuando son la población más vulnerable.

Mención aparte merecen las penosas condiciones de seguridad a las que se están enfrentando todas las personas que trabajan en centros y servicios sanitarios. Los EPI´s (equipos de protección individual) son prioritarios para que todas las personas trabajadoras puedan realizar su trabajo en condiciones de seguridad. En el caso concreto del personal que trabaja en centros y servicios sanitarios, sus denuncias públicas ante la ausencia de los mismos han sido constantes sin que se haya solucionado este grave problema hasta el momento.

En una cantidad de casos alarmante, las medidas de seguridad sólo han llegado hasta la puerta de los centros de trabajo. Por no mencionar las masificaciones vividas en el transporte urbano.

Tenemos los ejemplos de aquellos países donde la pandemia se ha propagado entre la población con anterioridad. Tenemos sus respectivos datos de contagios y fallecimientos.

Por lo tanto, es una autentica locura y una muy gravísima irresponsabilidad no paralizar toda actividad no esencial.

                  Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT




Una sentencia que ataca las libertades y los derechos civiles

Extraído de: http://rojoynegro.info/articulo/ideas/una-sentencia-ataca-las-libertades-los-derechos-civiles

Comunicado del Secretariado Permanente de CGT-Catalunya

Después de días de filtraciones poco inocentes, esta mañana se ha hecho pública la sentencia del Tribunal Supremo contra 12 políticos catalanes por los hechos del 1 de octubre de 2017. En ella se condena por sedición a las encausadas que desde hace más de un año y medio están encarceladas a penas que van de 9 a 13 años de prisión. Una vez conocida la sentencia constatamos que se ha escrito una nueva página en el rearme represivo y punitivo del Estado, ya que abre la puerta a tipificar con el delito de sedición reuniones y manifestaciones incómodas al Estado y al gobierno de turno.

Desde la CGT hemos combatido, y lo seguiremos haciendo, las políticas que han llevado a cabo en el gobierno de la Generalitat algunas de las encausadas y los partidos que representan. Hemos sufrido operaciones represivas orquestadas desde sus consellerias y certificamos cómo algunos de estos partidos han perseguido la protesta social pidiendo el máximo de penas posibles en hechos como Aturem el Parlament.

Quizá por eso tenemos suficiente perspectiva como para ser conscientes de que esto no va ni de personas ni de historiales de unos y otros. Esto va de criminalización del derecho de protesta y de la organización política y social. De rearme represivo del Estado. El cedazo aplicado en este nuevo juicio político será el precedente sobre el que el Estado reforzará su brutalidad en procesos futuros, que nos afectarán a todas, normalizando la aplicación de la máxima represión posible a todo el mundo que actúe coordinadamente contra sus intereses.

La deriva punitiva, siempre presente, se está acentuando y consolidando. Los y las jóvenes de Altsasu, los cientos de miles de multas de la ley Mordaza, la violencia policial, las operaciones contra el movimiento libertario, las personas que han tenido que irse del país para evitar revancha o montajes policiales.

Y sí, los y las encausadas de Sabadell por explosivos que no existen, bombas que no han estallado y un terrorismo que actualmente sólo está presente en forma de criminales desahucios contra decenas de miles de familias de la clase trabajadora. Constatamos también que los partidos políticos ignoran conscientemente estos encarcelados y estas represiones, mostrando lo que algunos entienden por solidaridad de primera y de segunda.

Como ante la brutalidad del 1 de octubre, como a los diferentes montajes policiales, como cada vez que resistimos las porras de Guardia Civil, Mossos d´Esquadra, Policía Nacional. Contra su represión y rearme legal contra la población, la respuesta es siempre en la calle y en la autoorganización popular.

Secretariado Permanente de CGT-Catalunya

14 de octubre de 2019




Huerta de Peralta: violentos…¿los trabajadores?//Huerta de Peralta: bortizkeria… langileena?

La victoria de los huelguistas en la huelga de Huerta de Peralta fue un hito entre las luchas de las y los trabajadores en Navarra en el 2019. La represión del sistema contra esta lucha fue constante durante la huelga. Ahora que el conflicto ha terminado, la represión continua. La fiscalía y la propia policía foral, piden para un trabajador la pena de 2 años y 6 meses de cárcel, multa de 2500 euros y 5 años de expulsión bajo la vergonzosa inculpación por lesiones y atentado a la autoridad.

Huerta de Peraltan eman zen grebaren harira grebalarien garaipena Nafarroan 2019an egin diren langileon borroketan mugarri bat izan da. Borroka honen kontrako sistemaren errepresioak borroka bera bezala iraundu zuen. Oraindik orain eta nahiz eta gatazka bukatuta izan errepresioak aurrera darrai. Fiskaltzak eta foruzaingoak langile baten kontra 2 urte eta 6 hilabeteko kartzela zigorra, 2.500 euroko isuna eta 5 urteko kanporatzea eskatu dute, lesioak eta agintaritzaren aurkako atentatua egotzita.