Por meses

PARTICIPA

En esta sección podrás dejarnos tus opiniones, enviarnos artículos, manifestarnos tus inquietudes, etc.  

Envíanos lo que quieras a cgtbbvabilbao@gmail.com y lo publicaremos, con tu propio nombre o  con un pseudónimo.

 

Respuesta a Menospreciar no debe ser gratis

Nos acaban de informar que la navarra a la que RRLL ofendió con aquella mierda de despido lleno de insultos ha consensuado el improcedente en el alfeizar del juzgado, una vez  arreglados al parecer los errores de cálculo de RRLL.

Despidos Made in BBVA

Como decía un delegado CGT “¿si son improcedentes porque procedeis?” Tantos ofensivos casos por mismo patrón empiezan a apestar la mina del despido BBVA. Mejor los llamamos “despidos indecentes” que “improcedentes”. Y mira que la ley lo sirve en bandeja para que no se revuelquen en el lodo…

Lo que me trae aquí es el papel del legislativo, del judicial e incluso de los reguladores de la propia actividad bancaria que están tardando en leer el verdadero significado de esta post verdad del despido BBVA. Como los propios sindicatos, estos actores van teniendo todos los datos de esta operatoria de amedrentamiento pero tienen que ser osados y atreverse a entender qué significa. No interpretar más allá de las mañas de juzgado si alguno osa cruzar su  umbral, singularizar el caso, por clónico que resulte al resto de casos clones de maltratados de la misma manera, revela la necesidad de que dar un paso más para que la justicia no termine convertida en su Pazo. Una Justicia que Comprenda, ambas con mayúsculas, que no es propiedad, servicio o chantaje a favor de la parte fuerte, la chunga directiva del banco. La ley además de ley, tiene interpretación y cautela. Si no, no harían falta los tribunales. Sobraria con los maulas de Forcano.

                        Estrellita Cueceleches

 

Macron ha puesto en marcha su plan de “moralización a la francaise”.

Para empezar,  M. Macron está suspicaz con la banca –algo sabrá- . Los bancos ya no podrán meter su nariz (ni sus planes) en política. Se cortan las vinculaciones con la creación de un Banco Público de financiación de partidos y sus candidatos. Se prohibe las donaciones a partidos y candidatos por entidades extranjeras y todas las demás, serán públicas y transparentes. Los Domenech franceses al paro. ¿De verdad Rivera, el peluche de FG se le parece?

Los delitos de los “ministrables” pasan a ser de jurisdicción ordinaria. Nada de tribunal especial ni comisión de amigos. Parece que el ejercicio de la libertad de expresión de los políticos no se ve tan amenazada como la sociedad por la impunidad de sus actuaciones.
Por último y no menos grave, los políticos no podrán contratar a parientes con pasta pública. Se ve que el concepto de familia ya no es lo que era….

Las “apariencias” han pegado un vuelco. El parlamento se les ha llenado de gente nueva tanto como que el 75% de los escaños han cambiado de culo y, cada uno venido de su profesión y de su situación. Además se ha llenado de señorAs en lugar de señores que hacen planes sobre cuánto de iguales podrían ser si las dejaran…No olvidemos que en el país vecino las mujeres tenían tanto derecho como los hombres a ser decapitadas pero no a votar hasta los años cuarenta…Desde fuera del parlamento intentan buscar uno a uno los pecados de cada parlamentario y es que quedarse fuera da mucha rabia.  

Mucho cambio. No es contagioso.

Harriet Martineau

 

Menospreciar no debe ser gratis en las empresas civilizadas

Recientemente se ha estrenado un programa de TV en que un equipo ayuda a identificar y desmontar conductas que perfectamente se podría tipificar de injuriosas por parte de personajillos camuflados en internet o casos de bromas pesadas en You tube y cuyo resultado es lesionar la dignidad de alguien.

 Con independencia del espectáculo con el que se desmonta un impresentable de estos o se “molesta” al youtouber sin escrúpulos, ¿cuál sería el siguiente paso?. ¿Y si admitimos que redes o app’s reproducen lo que conocemos en la vida real, económica, laboral, social? Tecnología y laberintos de jerarquía o avaricia pueden esconder con idéntica impunidad los mismos comportamientos impresentables.

 En el mundo tecnológico parece que el intento de poner control a los desmanes llega, con demasiado retraso en muchos casos, principalmente en menores, personas vulnerables etc. pero va llegando y por supuesto, la vigilancia, persecución y control de la impunidad está lejos del objetivo. ¿Y el menosprecio dentro de las empresas y principalmente de aquellas en las que rige la catalogación de las personas? ¿Las estructuras teóricamente controladoras –RRHH- actúan eficaz y ejemplarmente o simplemente se alinean en la defensa de la jerarquía actuase de la manera que actuase?¿No es acaso la acentuada desprotección laboral un abono adicional para comportamientos tan perturbadores de la integridad moral de los trabajadores?

 En mi modesto punto de vista, el reforzamiento de parte ha traído como indeseable consecuencia un aumento de la exposición moral de los trabajadores y por ende el recurso casi en exclusiva a su asociacionismo o sindicación como forma de protección mutua y por supuesto de actuación. No existen casos menores.  Porque después de la detección, de la prueba, debe venir la corrección. Una corrección que contemple modalidades más justas que el modo “castigo ejemplar al inocente”. No se puede separar víctima y agresor de cualquier manera. Debe entrar conceptos de Justicia y de reparación y si no procede de RRHH, deberán proceder de la justicia, conlleve el tiempo y el esfuerzo que conlleve.

Como el diccionario o la legislación, distingo dos tipos de comportamiento: el que insulta con simple ánimo de ofender, por ejemplo el típico responsable del banco que espolea a sus equipos en reuniones en las que directamente ofende a los empleados con aires dicharacheros o no y, el que atribuye hechos constitutivos o acreedores de sanción interna o externa siendo inciertos o sin demostración, por consensuados que fueran entre la organización de maltratadores. En ambas situaciones, el punto común es el menoscabo de la integridad moral del trabajador y este es per sé, un delito. Inicialmente parece que estamos en un campo semiprivado pero no lo es tanto principalmente porque la parte agresora en situación de mayor poder que el agredido lo es por delegación del banco para el ejercicio de sus funciones y realmente no está autorizado para estos comportamientos. Si el banco en su delegación de atribuciones se equivoca con las personas que ejercen su poder, es también responsable subsidiario de dichos comportamientos y por supuesto de su enmascaramiento con lo que la privacidad de estos comportamientos es cuestionable. Por ejemplo en el campo de la violencia machista, ese que en principio nos resulta tan “ajena” en sucesivos Códigos de Conducta, la realidad es que hunde raíces, despectivas y menospreciantes que en la estructura de nuestra empresa clavan los dientes más sobres unas que sobre otros en las categorías medias bajas y desgarran y apalancan sin límites en las medias altas.

 No olvidemos: la agresión nunca debe tener segunda oportunidad y nunca es una gracia.

                             Harriet Martineau

 

Comentario al comunicado “Nuevo Latrocinio”

Soy consciente que esta hoja de CGT trata de explicar muchas cosas, rápido y lo más ordenadamente posible, que es mucho abarcar y en un terreno tan proclive a la trola. Con todo, quisiera traer a primer plano el papel real de nuestro accionista mayoritario, nuestro querido fondo de pensiones norteamericano, cuyas exigencias de rentabilidad apuntadas en dicho documento se enfocan de manera  ingenua e irreal al centrarlas en el terreno del dividendo. Sencillamente  porque no es así.

Es verdad que la rentabilidad -concebida sin limites ni cuestionamientos morales-, es su motivo de estar en una empresa, un sector o una geografía. Sinembargo el dividendo tan solo se incorpora como un factor, y bastante subsidiario, en el mix que genera tal rentabilidad. Las normas del juego siguen siendo las mismas. El juego en absoluto. Partimos de que  no hay siquiera un accionista a declarar como relevante en CNMV porque para nuestras autoridades son millones de pacíficos pensionistas de Florida. Sinembargo es una realidad que el mundo de sus corporaciones es buitre y que sus instrucciones son directamente objetibables para la dirección del propio banco, que les representa y sino, sería relevada inmediatamente. Y por último y no menos preocupante está su  relación con los estados bananeros a los que asesoran sobre las mismas crisis en las que buitrean. No se para cuando un control adecuado a estos nuevos jugadores y a su jugarreta pero parece lejos de estar siquiera contemplado.

Creo que los estudiosos de este tipo de operatorias rápidamente lo comprenderán. Más con el año  2016 en que la apuesta reiterada desde su posición dominante a caídas en picado de la acción a través de los mecanismos de venta en descubierto han burlado cualquier beneficio por dividendo. Consecuencia: han masacrado la inversión de los verdaderos accionistas que pretenden en mayor o menor medida, con mayor o menor componente especulativo, apostar por la acción de la entidad en que trabajamos. La primera víctima, el accionista. La correlación entre los “errores” de nuestra presidencia y sus descuentos acelerados en los mercados han retroalimentado una rentabilidad que emula el dividendo por ambicioso que parezca.  Nuestros directivos son sus empleados y solo desde su posición como tales podemos comprender las pérdidas millonarias en adquisiciones estratégicas de diverso orden y sus compensaciones con método criminal de la forma de despido con la que van cumpliendo otro objetivo no declarado. Así que la segunda víctima es la propia plantilla. Así que la segunda víctima es el empleado. Si el accionista minoritario, por importante que sea, es avasallado por este accionista mayoritario y sus esbirros directivos, el trabajador entregado y con un empleo decente no tienen espacio y debe ser exterminado bajo un tsunami de pleonasmos de incapacidad o  incompentecia que en realidad tratan de enterrar todo un sistema social de protección: el modelo europeo. Y llega la tercera víctima, inevitable y herida de muerte: los ciudadanos. Los Estados, los gobiernos juegan a rescatadores del sistema financiero y contratan a los saqueadores de asesores. La paranoia continua. FG no quiso participar en Sareb, invento encargado por el gobierno a nuestro accionista de referencia,… y mientras saca pecho, regala cartera del banco al propio Fondo, directamente. Así nuestro accionista mayoritario  sigue amamantadose a precios de derribo de los despojos de las cajas y de los ciudadanos. Nuestros directivos – sus empleados-, simplemente se saltan un intermediario. La trampa se sigue tejiendo.

Resumo: Si consideramos el accionista, el empleado y el ciudadano son la misma persona, concluiremos que nos han jodido tres veces. Al menos deberíamos quedarnos con su cara. O la de sus verdugos porque ellos no la tienen. A pesar de la indefensión que podamos sentir sacar lo invisible a la luz puede ser el primer paso para defendernos. ¿O tienen razón y esta todo perdido?

                                         Estrellita Cueceleches

 

 

El apocalipsis del Plan de pensiones de los empleados BBVA

En marzo brotan las chiviritas y los sindicatos nos informan de sus éxitos en la gestión del fondo de empleados. Se impone la  protocolaria aprobación de cuentas con el tradicional despatarre de autocomplacencia y rifirrafes con los negacionistas cegeteros de tanta felicidad… hasta que este año, un factor nuevo nos sobresalta: el factor apocalíptico.

Los comisionistas de la Gestora –banco y sindis mayoritarios- empiezan a notar que el % aplicado a una masa aceleradamente menguante de derechos consolidados da unos resultados absolutos preocupantes en el futuro más inmediato de sus comisiones personales. Es como si se acabaran de percatar que la estructura de derechos consolidados de nuestro fondo reproduce el latrocinio que pactaron con el sr. Carranza al tiempo de la externalización del fondo, de manera que un derecho compartido de toda la plantilla pasaba a ser una colección de derechos nominativos. Se  distinguieron dos categorías de empleado: los antes y los post 1982. Los últimos eran discriminados hasta la nada en la asignación del “bien común” y los primeros registraban nominativamente y de forma personalizada la asignación de tales participaciones declaradas en comunicación del año 2000. Todavía recuerdo, como si de una sorpresa se tratara, la alegría de muchos que se descubren millonarios y pelean por las comparaciones entre su propio grupo privilegiado, y…. todos los posteriores a dicho 1982, que descubren el vacío en el universo. Se les dice que en ese momento son minoría y chitón. Como se hacen las cosas de enjundia.

Lo cuento rápido pero lo mal hecho, mal hecho está. Así pasen 35 años o beneficien a los que estaban cuando se hizo. Todos bien callados en aras a la simplificar un reparto de otra forma complejo. Olé la simplicidad. Así llegamos a la actualidad en que la mayoría de los activos tienen un saldo chunguero por toda una vida laboral. Eso sí, todos los años nos obsequian con grandes disquisiciones sobre las inversiones del fondo como si viajasemos en el mismo vagón pero de este hecho, radical e impresentable,  nada se ha movido desde el 2000 en que todos, la mayoría actual, tenemos nuestra heladora fiesta privada para pobres de 540 €.

¿Qué ha pasado para que los señores de la gestora se sobresalten? Bueno pues lo esperable: los derechos consolidables se convierten a saco en derechos a la fuga -más que rescatables. Y empezando por los propios padres de la causa y cuadrillas de amiguitos ejecutivos. Aquí por ejemplo hay una EPSV en la que “gestiona” un prejubilado del banco que llevo no solo su pasta sino la de la cuadrilla completa sin problema de incompatibilidad ni control. Pero la fuga, incluso sin facilitador, se produce a saco y los sindis se preguntan qué será de su porcentaje de gestión sobre la masa que pincha y en un futuro que ya tocan con la punta de los dedos. Parece que la calidad de su gestión, o quizás el uso de vertedero del fondito por parte del banco, no retiene lo más mínimo a sus beneficiarios privilegiados. Y si la masa sigue menguando, la pasta compensatoria por el asiento a la gestora, también.

Primeros documentos apocalípticos.

Parece chiste pero no. Algún sindicato ha tenido ya la sorna de relacionar directamente el volumen del fondo con la eficacia de la gestión…y se la cuentan a profesionales de esto mismo. Osea que tal como van, prevén todavía ser más ineficaces…o no levantarse de la cama por tan poco. Parece que tienen mono de cuando gestionaban tanta pasta pero lo que están es deprimidos. Están desmoralizados porque vendiendo tanto éxito no ligan la razón por la que los partícipes mayoritarios, desde 0 a 35 años en el banco les importe un bledo lo que hagan y muchísimo menos lo que trinquen por ello. ¿Insolidaridad de la plantilla?¿incomprensión a sus informes de si compran bonos o salen de la deuda griega? Yo creo que no. Innegable que hay rabia sobretodo entre los cincuentones que constaran carnalmente la dotación de sus inmediatos antecesores y el vacío absoluto. Las pres de los unos y las salidas devaluadas hasta el cuarto de las escobas para sus inmediatos sucesores que las han soportado. O quizás sea estar hasta el c …de recomendar a pymes los estándares de responsabilidad y compromiso respecto a sus trabajadores que el banco receta a sus clientes pero que no le incumben por lo visto en primera persona…

Por último está el compromiso que justo ahora cumple un año de toda nuestra representación: este año sería el año de la lucha por descongelar con un mínimo cobertura semejante bochorno de situación.  Y no. Parece que tampoco ha habido absolutamente nada. Con la bandera común se han hecho un edredón y allí siguen. Ni se descongela nada, ni se ha arrancado el menor compromiso ni respuesta por parte de una dirección que ya planea no meter a sus mayores al cuarto de las escobas sino arrojarlos por la ventana. Está claro que lo que no avanza, retrocede y cada vez más rápido. Nuestro accionista norteamericano nos lo agradecerá.

                   Harriet Martineau

A vueltas con la Gobernanza

La Gobernanza es una palabra que se pone de moda entre los yupis de los noventa. Nuestro banco la incorpora al vocabulario de obligada dicción a comienzos de siglo. Sofocadas las risitas, el nuevo vocablo va transmitiendo un cambio de paradigma acorde a las relaciones de poder deseables a la nueva oligarquía del banco.

El concepto de dirección que arrastraba BBVA sufre una transformación radical acorde al desplazamiento del poder. Los nuevos directivos no rinden pleitesía al viejo Neguri, ni al Opus Dei ni al PNV y sus relaciones con el bipartidismo se desarrollan con normalidad en el cuarto de las ratas. Las transformaciones en el contexto de la globalización -donde nuestro gran accionista es un fondo depositario norteamericano- supone y permite que los directivos, a cambio de determinados servicios, puedan orientar sus decisiones exclusivamente a su saqueo personal en la seguridad de que los obsoletos mecanismos de control (juntas de accionistas, CNMV etc…están convenientemente neutralizados desde hace años). El descontrol social permite que la nueva clase directiva se alinee al núcleo duro del capital para la destrucción en bolsa del propio banco básicamente por la explotación del mecanismo de las ventas en descubierto y los alquileres de títulos con tal finalidad. No lo dudemos: cuando la rentabilidad de estas apuestas en un entorno bajista acelerado es exponencialmente más rentable que los bonus asignados a sus butacas, la integridad flaquea.  Solo desde este planteamiento uno entiende el año 2016 en el Banco Popular o en el propio BBVA con su presidencia alquilando su “paquete” con total permisividad.

Más allá de las innegables consecuencias sobre el empleo -que se derrumba y no es por causas productivas, el problema lo constituye el riesgo subyacente para las economías vulnerables por la presencia de una entidad así en su sistema. Desgraciadamente hasta el momento los políticos o han participado del latrocinio o son inconscientes. Despierten: la Gobernanza de estos no es un sistema de management privado. Es una noción centrifugadora del bienestar social a un sector muy privado, muy restringido, reservado para los propios artífices que siempre asumieron que el desarrollo y distribución de la riqueza en la segunda mitad del siglo XX quizás fue excesiva…si la comparamos con los principales polos de pobreza del mundo y de donde nunca debimos salir, por lo visto.

Ya Platón decía que gobernar se asimilaba al mando del capitán sobre sus remeros cuya fuerza es tan fundamental al movimiento de la nave como necesario su desconocimiento del rumbo o de algo distinto a la autoridad del latiguero. La historia, la ilustración y porque no, las guerras religiosas cambian la visión de la humanidad. Si cualquiera en el ejercicio de su libertad podía llegar acarrear la condenación eterna, tanto más era libre de verdad para las cuestiones terrenales. Osea se volvía responsable de su desarrollo, de su Felicidad. La constitución por ejemplo americana, la  revolución francesa o la desintegración del imperio austro húngaro algo tienen que ver en todo esto…hasta que en los años noventa y de manos de unos gilis avariciosos, todos aceptamos volver a los remos de Platón, rumbo a Itaca.

 Desgraciadamente las fuerzas sociales llamadas a echar el freno a esta regresión están en su propia crisis de gobernabilidad. El regreso a la Gobernanza no es disruptivo –como diría FG-sino consecuente al objetivo de esos cuantos. Las ciencias sociales y el diccionario han hecho bien en cambiar el término…por lo menos hasta la próxima revolución

                  Estrellita Cueceleches

 

Engagement vs golfiferio

Hablar ahora del engagement no es nada original. De este desecho se habla en cafeteras, en consultas médicas y en despachos de abogados. Y como siempre, nada que ver con lo que los manuales describen. Inserto en nuestros más rancios clásicos del ensañamiento, inicia el camino torturador…

Así que yo me decanto por hablar del proceso contrario: el golfiferio, mecanismo por el que a unos cuantos les va de fábula por razones igualmente inexplicables.

Aquí los señalados en vez de ser desposeídos son generosamente adornados de reconocimientos tan ajenos como lo son los supuestos desméritos del engagement.

No banalicemos. Los ascensos en BBVA no van solo en correlación con la temperatura que alcanzan los culos tras prolongar jornadas para ser más visualizados. También es química, la de los guays, la de los del padel, la de las del networking txupi. Como en el padrino,  “las familias” hacen visibles a unos sí a otros solo para aportar. Sobre todo, no critiquemos el golfiferio. Gracias a él los ascensos se democratizaron en BBVA. ¿Cómo sino haría carrera tanto tarado?.  Lo que es remarcable es la capacidad de sus beneficiarios de llorar y reivindicar “lo suyo” desde que se ponen en pie eclipsando cualquier logro o aportación del trabajador realmente aportante. Es el Engagement en estado puro..

Esta panacea no se podría dar si el esquema de mandos estuvieran a lo que hay que estar respecto al factor humano a su cargo. El motivo es que estos están a su propio lío al momento de ascender a alguien: el de confundir sus intereses personales con el espíritu de empresa de los que apuntalan contra el origen real de la generación de resultado y de empresa.

Así nos va. Gora Turquía, Gora la digitalización y otra subida del 20% en la nómina de unos cuantos..

   Regina

 

El gobierno de los golfos para los golfos

La pérdida de independencia de los gobiernos, su corrupta relación con la banca y un enfoque público con presbicia severa, han conducido al abuso de mecanismos de política monetaria y al uso de una jerga tecnócrata sin fin.

A nuestros gestores en esta merendola – sean políticos, banqueros ó funcionarios de política monetaria,-  les gusta llamarse “líderes”. La complejidad de su función, en la práctica, justifica por un lado su oscurantismo y por otro, nuestra dejadez. Así el barco de la política monetaria, con el timón perdido desde la crisis esa que nos dicen superada, solo sabe dirigirse a mayores recortes de calidad de vida en la población rehén. ¿No hay límites?. En ocasiones pregunto si tienen realmente valorados los efectos sobre las economías domésticas donde la resta no es un juego de límite infinito. Podríamos estar hablando de un verdadero experimento social sobre unas comunidades descreidas, insolidarias, atrozmente individualistas y precarizadas… a las que se mangonea…. La crisis bancaria no justifica el reparto de pobreza sobre tres cuartas partes de la población y el enriquecimiento rapaz del resto, que encima nos deslumbra.  Tanto “talento” no es un simple expolio ni una impostura. Es la mayor disrupción histórica de los principios sobre los que basamos el desarrollo que nos constituyo como la zona de mayor atracción del mundo.

El juego de la devaluación bicéfala.

Estos golfos han inventado un tablero de juego de doble cara. Por un lado, la paridad euro vs dólar para mejorar la competitividad frente a USA (y por tanto China) y, por otro, la devaluación interna de los salarios hasta atentar contra su nivel de suficiencia. Esta cara pese a la translación inmediata sobre la dignidad del trabajo y sobre los derechos de la ciudadanía supone un juego mucho más sencillo. La repetición de dogmatismos que retroalimentan al votante suicida en su actitud no obsta para que no se disponga de una valoración, tan aséptica como posible, de su repercusión, principalmente en las economías del sur de Europa dónde los pobres sostienen a los pobres a través de mecanismos de Estado ahora desviados al sostenimiento de tan mequetrefe política monetaria.

Si se desploman los salarios, cae más que la capacidad adquisitiva. No existe fondo de reserva que se sostenga, ni de pensiones contributivas ni no contributivas. El problema no es el relevo generacional; es el reemplazo de salarios dignos por salarios indignos. De nada vale imponer cinco infantes por mujer, de paso infravalorada, porque el problema es otro. Y esto no está “modelizado” en términos econométricos sino impuesto políticamente.

El feed back de los líderes

Es doble. Por un lado, cuanto más adoctrinan, sus propios expoliados más asumen los principios por los que se les despoja. Filosofía e ilustración se sustituyen por suscripciones a códigos éticos. Fabada con sacramentos por fast food. Cada vez nos entra mejor.

Por otra parte, cuanto más practican lo mismo, véase el caso griego, el retorno sobre los indicadores se vuelven más menguante, de repetición en repetición. La sangre del sistema se va secando. Cuando la reforma laboral no da más por día, lo dará por hora o, haremos otra prospección de boquetes en el casco de la legislación laboral.

Los contenedores de basura

Una de las partes más fétidas de este ya está a la vista y en el conocimiento de todos: la puerta giratoria corrupta e intocable que comunica el BCE con Goldman Sachs, que gira entre ayudas a la banca, avales de los estados a la misma banca, rescates que multiplican la carga tributaria a la gente por el mismo motivo mientras los depósitos a tipos negativos que tanta “pupita” les hacen, se empiezan a transformar en no se sabe que burbujas especulativas. Hasta los puestos técnicos del Banco Mundial propuestos por los gobiernos dan con candidatos de parodia.

El bienestar común se desvanece y no está previsto que se hará cuando estalle lo que inflan, principalmente por Francia. La puerta gira poniendo en peligro los mercados de materias primas mientras asegura los flujos de capital vehiculizados en las Omnibus – gran legado del sr Rato y alas a los fondos de Inversión- la esperanza de F.G. para reírse de las regulaciones bancarias mientras facilita deslocalizaciones que dejan en un chiste los conocidos Papeles de Panamá.

Si el papel de esta peña era garantizar que los principios de la carta Magna se llevarán al terreno de los hechos y, por consiguiente asegurar la estabilidad y el bienestar colectivo, lo han “liderado” como pollos sin cabeza hasta convertirse en instigadores de la pifia económica y SOCIAL más importante de la historia. Hay más solución que romper lo que tenemos: construir mejor y exigir el cumplimiento de la ley a sus propios guardianes que están a otra cosa. Estamos lejos de que esto sea la ocupación de nuestros gobiernos y oposiciones, todos ellos en disfunción

                               Estrellita Cueceleches   

 

TRABAJO + PRESION = DE-PRESION

Esto de la Presión no es nada nuevo en nuestra empresa ni en todo el mundo laboral que nos rodea,  la mayor parte de los grandes y pequeños empresarios se enriquecen y consiguen sus objetivos con éstas medidas.

Nuestros jóvenes aceptan esta forma de trabajo pues en la mayoría de los casos no conocen otro sistema y lo integran en sus mentes y sus