No es un suicicio, es un asesinato – Ez da suizidio bat hilketa baizik

Verónica era una mujer joven, con un trabajo, una familia, un proyecto de vida, una mujer que quiso ser libre y pensó que su vida y su intimidad, eran solo suyas, una mujer sobre la que esta sociedad hipócrita y patriarcal ha querido enviar un mensaje al resto de las mujeres.
Entendemos y compartimos el dolor de todas las personas que la querían y están sufriendo, además de su pérdida, el escarnio que en los medios se hace de tales hechos.
Pero no podemos dejar de poner encima de la mesa las causas que hicieron que Verónica se sintiera tan sola como para tomar semejante decisión.

Comparte:
Share